Posts Tagged ‘realidad’

Partida inacabada

febrero 24, 2017

20170213_103945

 

Estoy sentada delante de mi ordenador, voy a empezar la partida, espero que tú también la empieces a la vez que yo, sino la cosa no tiene gracia. Yo elijo las blancas, creo tener derecho, ya que el relato es mío.

Me rodeo de mis peones, no hay que menospreciarlos. Tanteo la jugada y cabalgo rápido para ponerte en alerta. Tú te quedas pensando mientras yo me adentro en tus pensamientos y adivino la pieza que vas a mover. Tienes la partida perdida desde mi primer movimiento, pero te dejaré creer que puedes llegar a mí.

Así va pasando el tiempo, los peones van haciendo su función, las torres nos vigilan mientras los alfiles se deslizan arriba abajo sutilmente para despistarnos, pero la reina está al quite de todo y no le saca ojo al rey, es muy conservadora con los suyos y con los demás.

La partida está emocionante, ya quedan pocas piezas en pié, es hora de fijar posiciones y dejarse de romances, ya que habrá tiempo para todo.

El tablero está despejado, van sucumbiendo blancas y negras. Sólo quedamos unos pocos, el tiempo apremia, la partida está a su fin, pero no la voy a acabar hoy, dejaremos que pase el tiempo y aquello que parece aniquilado, quizás se resuelva de la manera más irracional.

Anuncios

¿Todo ficción?

diciembre 2, 2016

20150215_131237

 

Hoy todo el día ha estado nublado, con bastante frío y mucha humedad, es lo que tiene vivir al lado del mar, pero no lo cambio por nada, aquí tengo todo lo que puedo desear.

Esta mañana he salido a hacer compras y  de paso andar la hora recomendada por los médicos. Me he fijado en la gente y no tenían cara de mucha felicidad, será que estamos en vísperas de fiestas navideñas, y eso a veces agobia bastante.

Me he encontrado a unas vecinas que venían del médico, las dos pasaban de los 80 años. Hablaban de las pastillas que tenían que tomar cada una, y era una barbaridad. Una pastilla para el colesterol alto, que por cierto antes podía ser mucho más de 200 y no hacía falta medicar, eso me huele a chamusquina, ¿tendrán los laboratorios algo que ver? otra para la tensión, otra para hacer pis más a menudo, otra para el transito intestinal, así queda más fino, y otras más que ya ni me acuerdo, quizás tenga que tomar yo una para la memoria.

Yo soy más bien de hierbas, pero cuando he tenido que ir al médico no lo he pensado mucho, y he de decir que siempre me han acertado en mis enfermedades, que de momento son pequeñas cosas, pero algunas veces la medicación me ha sentado fatal, pero yo de eso no les culpo, como van a saber lo que mi cuerpo puede tolerar.

Ya nunca leo las contra-indicaciones, pues no tomaría nada. Solo me queda la sabiduría de mi cuerpo, si a la segunda pastilla todo va bien será buena señal, y si no corto de inmediato, ya que tuve un susto muy grande años atrás por no leer las señales de mi cuerpo. Quiero decir que me tuve que medicar otra vez para curar lo que me ocasionó otra medicación anterior.

Este escrito es mejor que no lo lean los hipocondríacos, no les quiero amargar las comilonas navideñas.

En una visita que fui por muchas picadas de una pulga de gato, que por cierto el gato no era mío, al preguntarle al médico si a parte de la pomada me recetaría alguna pastilla por si acaso estaba infectada por dentro, me contestó: de algo hay que morir, pero me recetó las pastillas por si acaso. La verdad es que se quedó con mi cara, ya que la primera vez que fui a su consulta le dije que de pruebas raras nada, y él me contestó que un análisis al año no hace daño, pero yo me hago la olvidadiza y voy cada cuatro si no tengo una urgencia.

El otro día leí que un renombrado doctor (ahora ya se la diferencia de doctor a médico), decía que a partir de los setenta y cinco años, hay que ir lo menos posible al médico, eso me ha dado mucha tranquilidad, aunque estoy bastante lejos de esa edad, ya me queda menos para salirme con la mía.

Contando historias

julio 15, 2014

DIGITAL CAMERA

Acabo de poner un vídeo que he encontrado en Youtube de Tracy Chapman titulado Contando Historias, y me ha gustado tanto que he decidido escribir estas letras, también he copiado el titulo para mi escrito, espero que no se moleste, ya quisiera yo que se molestara, eso significaría que me ha leído, pero sé que eso es imposible, antes vería un elefante volando.

La cuestión es que gracias a la magnifica letra e imágenes del vídeo, estoy aquí en estos momentos que serán irrepetibles, pues aunque la vida nos parezca rutinaria, cada instante es diferente, incluso el color del cielo va cambiando minuto a minuto sin casi darnos cuenta.

Hacía días que no escribía nada, no estaba motivada, mi vida familiar está en continuo proceso de cambio y eso me impide concentrarme en lo virtual, sólo la música me hace sentirme un poco más viva en estos momentos.

Escribir también me sirve de terapia, cuando quiero evadirme de los problemas diarios, vivir no es nada fácil, sobretodo cuando pierdes la motivación de alcanzar cualquier meta, entonces es cuando me siento perdida y sola, aunque esté acompañada.

Me gustaría ser más superficial, no sufriría tanto y dejaría que el destino se ocupara de todo, pero tengo el gran defecto de querer controlar lo incontrolable y eso es imposible, sé que he de cambiar y dejarme llevar, sólo así podré sobrevivir a mi misma.

Después de escribir estas letras me siento mucho más relajada, la escritura se ha convertido en una adicción tan fuerte que me aleja de los malos pensamientos, y hace que me agarre a la vida con más fuerza.

Sé que estas letras no tienen ni una pizca de ironía, la que suelo poner en casi todos mis escritos, ni siquiera le acompañan momentos de ficción, todo lo que acabo de escribir es mi realidad vivida al minuto, por primera vez me muestro tal como soy ante las personas que me lean.

No soy poeta

febrero 13, 2013
DIGITAL CAMERA

DIGITAL CAMERA

Nunca quise ser poeta

no me entiendo con las letras

ni siquiera me gusta rimar

simplemente es el azar

Nunca me gustó soñar

ni evadirme de la realidad

pero me dejo serpentear

dónde ellas me quieran llevar

Nunca pensé en escribir

ni siquiera en viajar

pero las letras me dan alas

y con ellas puedo volar