Posts Tagged ‘ficción’

Sensualidad y ficción

enero 4, 2018

Quién no ha visto anuncios sensuales

de perfumes en televisión

es como una plaga invasora

que se acomoda en nuestro salón

 

Son guapos y guapas a rabiar

pero en la calle no suelen estar

deben ser de otro planeta

quizás salidos de una maqueta

 

Yo no me meto con ellos, faltaría más

se han de ganar la vida como los demás

pero en este teatro cuando se abre el telón

detrás solo hay pura ficción.

155 pasos de baile

octubre 24, 2017

Hace unos meses que no duermo bien, pero desde hace unas semanas que la cosa es peor. Sueño con números, con gentes vestidas de uniforme y otro muchos sin el. La cuestión que es un maldormir, lo de malvivir ya se verá.

También me pasa cuando pongo el televisor. Resulta que los de mis sueños también están allí, lo mismo me pasa con la radio, oigo sus voces, y siempre los mismos numeros. La verdad es que no entiendo mucho, ya que unos dicen lo contrario de los otros.

Creo que es como una epidemia que viene de muy antiguo. Antes no encontraron la vacuna y ahora la siguen buscando.

En mis sueños también  aparecen hojas de ruta sin destino definido. Salones llenos de gentes que hablan mucho y dicen poco, a veces incluso chillan, no sé para que les ha servido estudiar tanto.

Creo que tendré que ir al psicólogo de mi vecina, ya que a ella y su familia les pasa algo similar.

El psicólogo en vez de enviarles medicamentos, los reunió a todos y les aconsejó lo del baile, incluso les regaló unos vales de prueba. Hay que decir que la escuela es de su mujer, así todo queda en casa.

Ahora les ha dado a toda la familia incluso a los abuelos por bailar ritmos tropicales, dicen que de esa manera se duerme mejor y ya no tienen pesadillas.  Será cuestión de probar, ese psicólogo se va a forrar, y no creo que su empresa se vaya al garete, por no decir a otro sitio.

Siempre me he preguntado porqué no se escribe sicólogo sin la p delante, la cuestión es complicar las cosas.

Hay un refrán que dice: A río revuelto ganancia de pescadores. Nunca sé lo que voy a escribir, y mucho menos el final, pero no me gustan los finales coherentes, así lo dejo, no me gusta contrariar a mis pensamientos, ya hay otros que lo intentan hacer, son esos que veo en mis pesadillas.

Pero mañana nos apuntamos toda la familia a las clases de baile a ver que pasa, ya os contaré más adelante.

¡Cómo está el patio!

octubre 6, 2017

La que se está liando

y todo por el mando

unos se quieren ir

otros sobrevivir

 

Todo menos dialogar

ya pasó el tiempo de pelillos a la mar

ahora es tiempo de actuar

el telón no puede esperar

 

Todo parecido con la realidad

es cosa de vuestra imaginación

yo solo escribo fantasía

acompañada de ficción.

Fantasía y ficción

septiembre 13, 2017

Quisiera aclarar varias cosas

para quién pueda interesar

jamás escribo de mi vida privada

lo mío es puro fabular

 

Invento palabra a palabra

aunque ya estén inventadas

paso de puntillas por el escenario

y procuro no dejar rastro

 

Soy así y no pienso cambiar

me invento personajes

vidas que no he vivido

ni sueños compartidos

 

Todo es pura fantasía

escrita a mi justa medida

es una manera de salir de mi rutina

y así vivir otras vidas.

Partida inacabada

febrero 24, 2017

20170213_103945

 

Estoy sentada delante de mi ordenador, voy a empezar la partida, espero que tú también la empieces a la vez que yo, sino la cosa no tiene gracia. Yo elijo las blancas, creo tener derecho, ya que el relato es mío.

Me rodeo de mis peones, no hay que menospreciarlos. Tanteo la jugada y cabalgo rápido para ponerte en alerta. Tú te quedas pensando mientras yo me adentro en tus pensamientos y adivino la pieza que vas a mover. Tienes la partida perdida desde mi primer movimiento, pero te dejaré creer que puedes llegar a mí.

Así va pasando el tiempo, los peones van haciendo su función, las torres nos vigilan mientras los alfiles se deslizan arriba abajo sutilmente para despistarnos, pero la reina está al quite de todo y no le saca ojo al rey, es muy conservadora con los suyos y con los demás.

La partida está emocionante, ya quedan pocas piezas en pié, es hora de fijar posiciones y dejarse de romances, ya que habrá tiempo para todo.

El tablero está despejado, van sucumbiendo blancas y negras. Sólo quedamos unos pocos, el tiempo apremia, la partida está a su fin, pero no la voy a acabar hoy, dejaremos que pase el tiempo y aquello que parece aniquilado, quizás se resuelva de la manera más irracional.

¿Todo ficción?

diciembre 2, 2016

20150215_131237

 

Hoy todo el día ha estado nublado, con bastante frío y mucha humedad, es lo que tiene vivir al lado del mar, pero no lo cambio por nada, aquí tengo todo lo que puedo desear.

Esta mañana he salido a hacer compras y  de paso andar la hora recomendada por los médicos. Me he fijado en la gente y no tenían cara de mucha felicidad, será que estamos en vísperas de fiestas navideñas, y eso a veces agobia bastante.

Me he encontrado a unas vecinas que venían del médico, las dos pasaban de los 80 años. Hablaban de las pastillas que tenían que tomar cada una, y era una barbaridad. Una pastilla para el colesterol alto, que por cierto antes podía ser mucho más de 200 y no hacía falta medicar, eso me huele a chamusquina, ¿tendrán los laboratorios algo que ver? otra para la tensión, otra para hacer pis más a menudo, otra para el transito intestinal, así queda más fino, y otras más que ya ni me acuerdo, quizás tenga que tomar yo una para la memoria.

Yo soy más bien de hierbas, pero cuando he tenido que ir al médico no lo he pensado mucho, y he de decir que siempre me han acertado en mis enfermedades, que de momento son pequeñas cosas, pero algunas veces la medicación me ha sentado fatal, pero yo de eso no les culpo, como van a saber lo que mi cuerpo puede tolerar.

Ya nunca leo las contra-indicaciones, pues no tomaría nada. Solo me queda la sabiduría de mi cuerpo, si a la segunda pastilla todo va bien será buena señal, y si no corto de inmediato, ya que tuve un susto muy grande años atrás por no leer las señales de mi cuerpo. Quiero decir que me tuve que medicar otra vez para curar lo que me ocasionó otra medicación anterior.

Este escrito es mejor que no lo lean los hipocondríacos, no les quiero amargar las comilonas navideñas.

En una visita que fui por muchas picadas de una pulga de gato, que por cierto el gato no era mío, al preguntarle al médico si a parte de la pomada me recetaría alguna pastilla por si acaso estaba infectada por dentro, me contestó: de algo hay que morir, pero me recetó las pastillas por si acaso. La verdad es que se quedó con mi cara, ya que la primera vez que fui a su consulta le dije que de pruebas raras nada, y él me contestó que un análisis al año no hace daño, pero yo me hago la olvidadiza y voy cada cuatro si no tengo una urgencia.

El otro día leí que un renombrado doctor (ahora ya se la diferencia de doctor a médico), decía que a partir de los setenta y cinco años, hay que ir lo menos posible al médico, eso me ha dado mucha tranquilidad, aunque estoy bastante lejos de esa edad, ya me queda menos para salirme con la mía.

Mi amiga imaginaria

septiembre 10, 2015

DSC_0760

Las cosas no parece que hayan cambiado tanto, ya que yo y buena parte de mis amigas teníamos un amigo/a imaginario. Casi siempre no sé el porqué era amiga, y crecía a la par nuestra, en ella depositábamos nuestros miedos y nuestros descubrimientos, que no eran pocos.

También entablábamos conversaciones sobre sexo, ya que en casa no se hablaba de esos temas, y que decir de cuando hacíamos la siesta, nos pasábamos horas charlando a lo bajini, para que nuestros padres no nos oyeran, ya que cuando hablábamos demasiado alto, teníamos que dar demasiadas explicaciones.

Ya de mayor esa amiga imaginaria quedó relegada por la propia vida, marido, hijos, padres, pero ahora han vuelto a aparecer amigos imaginarios, esta vez a través de internet. Tampoco les veo su rostro, he de creer que sus imágenes son ellos y la verdad me cuesta un poco, pero también pienso que ellos/as pensarán lo mismo.

Ahora todo es más incómodo, antes mi amiga imaginaria no tenía horarios, podía hablar con ella cuando me apeteciera, en la cama, debajo de una higuera, incluso bañándome en la piscina, que tiempos aquellos. Ahora he de conectarme a horas difíciles de combinar, ya que los horarios de un país a otro varían como mínimo cuatro o cinco horas.

Además con esta ola de calor, si no tienes aire acondicionado te derrites delante de la computadora, y yo no soporto la refrigeración de esa clase, y mi ventilador hace lo que puede.

Todo son pegas, y total para darte cuenta que nunca pasarás esa frontera que divide la realidad de la ficción.