Archive for the ‘Relatos’ Category

Que no quede huella

diciembre 12, 2017

Siempre quedará huella si alguna vez hubo amor.

 

Anuncios

155 pasos de baile

octubre 24, 2017

Hace unos meses que no duermo bien, pero desde hace unas semanas que la cosa es peor. Sueño con números, con gentes vestidas de uniforme y otro muchos sin el. La cuestión que es un maldormir, lo de malvivir ya se verá.

También me pasa cuando pongo el televisor. Resulta que los de mis sueños también están allí, lo mismo me pasa con la radio, oigo sus voces, y siempre los mismos numeros. La verdad es que no entiendo mucho, ya que unos dicen lo contrario de los otros.

Creo que es como una epidemia que viene de muy antiguo. Antes no encontraron la vacuna y ahora la siguen buscando.

En mis sueños también  aparecen hojas de ruta sin destino definido. Salones llenos de gentes que hablan mucho y dicen poco, a veces incluso chillan, no sé para que les ha servido estudiar tanto.

Creo que tendré que ir al psicólogo de mi vecina, ya que a ella y su familia les pasa algo similar.

El psicólogo en vez de enviarles medicamentos, los reunió a todos y les aconsejó lo del baile, incluso les regaló unos vales de prueba. Hay que decir que la escuela es de su mujer, así todo queda en casa.

Ahora les ha dado a toda la familia incluso a los abuelos por bailar ritmos tropicales, dicen que de esa manera se duerme mejor y ya no tienen pesadillas.  Será cuestión de probar, ese psicólogo se va a forrar, y no creo que su empresa se vaya al garete, por no decir a otro sitio.

Siempre me he preguntado porqué no se escribe sicólogo sin la p delante, la cuestión es complicar las cosas.

Hay un refrán que dice: A río revuelto ganancia de pescadores. Nunca sé lo que voy a escribir, y mucho menos el final, pero no me gustan los finales coherentes, así lo dejo, no me gusta contrariar a mis pensamientos, ya hay otros que lo intentan hacer, son esos que veo en mis pesadillas.

Pero mañana nos apuntamos toda la familia a las clases de baile a ver que pasa, ya os contaré más adelante.

Mis noches

octubre 19, 2017

Cuanto me gustaría volver a escribir mis relatos de terror y fantasía. Ya sé que no son gran cosa, pero disfrutaba inventándolos, incluso muchas veces yo era la protagonista.

Ahora escribo frases enlazadas que llamo poesía, pero no lo es, solo es una parte de mi insatisfación por cosas de la vida, que ni siquiera son mías.

Por las noches me cuesta conciliar el sueño. Mi mente se llena de pensamientos que no me pertenecen, pero no me dejan. Entonces conecto mi transistor y me lo pego al oído y escucho lo que cuentan otras personas que están despiertas como yo, y la verdad es que es muy enriquecedor. Cada casa es un mundo, y cada persona una historia particular, pero a la vez llena de matices compartidos.

La noche es más larga cuando no se duerme, se oyen ruidos de las paredes que crujen despojandose del calor de todo el día.

También oigo el tic tac del reloj de la planta baja. Es como si me dijera que sigo viva, y cuando no lo oiga será porque se le acaben las pilas, las mías o las de él, prefiero que sean las suyas.

Ya son las tres de la madrugada y los pensamientos me siguen acosando. De momento no oigo voces, eso sería más preocupante.

Hace dos días que llueve sin casi dar tregua. En estos momentos la lluvia azota el cristal de mi ventana, me gusta dejar la persiana subida, ya que así dejo entrar el reflejo de la luna.

Ya son las cinco y sigo despierta, pronto amanecerá y será entonces cuando sucumba al sueño.

Quizás sea noctámbula y no me haya dado cuenta hasta este mismo momento que acabo de escribir estas letras.

La cuestión es que sin querer la cosa, he escrito un relato que no es de terror ni fantasía, y a la vez me ha alejado por unos momentos de esa rima pegadiza y absorbente que me atrapa en esa tupida red llamada poesía.

Dialogar

septiembre 29, 2017

Hablemos sin reparo, digamos lo que pensamos. Todos podemos opinar, la magia está en hablar,  hay tantas formar de hacerlo.  Conversar, dialogar, departir, disertar, recitar, reclamar, susurrar, murmurar, charlar, platicar, discutir, comentar y otras más.

No es tan complicado, y nunca es tarde si la dicha es buena, eso ya no es mío, pero lo utilizo como comodín para esta ocasión.

Hablar es maravilloso, poder expresar lo que pensamos  y tener un oponente a nuestros pensamientos da chispa a la vida, pero  siendo generosos y repetuosos con nuestro contrario.

Siempre estar de acuerdo en todo no nos hace avanzar a nuevas fronteras, ya sean imaginarias o impuestas.

Soy una simple ama de casa, que le gusta hablar, conversar, discrepar y todo lo que ya dije al comienzo de mi escrito.

Para terminar diré que mi afición preferida es plasmar mis pensamientos en la red, esa red imaginaria o real en la cual todos estamos atrapados de una manera u otra.

Charlatanes

septiembre 18, 2017

Me pregunto muchas veces porqué algunas personas o muchas personas necesitan un charlatán en su vida. En todas las ciudades, pueblos o agrupaciones los hay, y cada vez son más agresivos y nada convincentes con los ateos convencidos de que son unos farsantes manipuladores y a la vez depredadores del sistema.

Pero  hay un dicho que dice que de todo hay en la viña del Señor, pues será que si, pero conmigo que no cuenten.

Siempre acechan a los más débiles en ese momento, ya sea por causas muy diferentes, a ellos poco les importa el bienestar del sujeto, solo les importa que sean unos títeres en sus manos, y si les pueden sacar dinero y apoderarse de su autoestima ya se dan por satisfechos.

Cada vez son más, pero les interesa un perfil bajo de personalidad, con esto no quiero decir que toda persona no sea digna y buena gente, quizás por eso confian en el charlatán, ya que este sabe decirles lo que los sujetos quieren oír.

Hablo de sujetos, por el simple hecho de englobar a todo el mundo en el mismo saco.

Conozco algún charlatán, y la verdad no se me arriman para nada, después del primer intento soy una piedra en el zapato para ellos. Pero conozco gente cercana que han caído en sus redes, y es muy dificil de salir, pero no imposible.

El charlatán puede ser de muchas clases. Con traje y corbata, chandal y zapatillas de marca o disfrazado de cualquier personaje que vaya bien con su posible presa.

Los charlatanes de antes y de ahora no se diferencian mucho. Antes lo hacían en las plazas del pueblo y ahora disponen de una gran red mediática o terrenal, tantos les da, la cuestión es conquistar.

Insomnio

septiembre 4, 2017

Otra vez delante del teclado sin saber que escribir. Un amigo del foro me dice el otro día, que despues de dos meses sin publicar tendría mucho escrito, estaba muy equivocado y así se lo hice saber. Solo escribo cuando voy a publicar rápido, cada uno tiene sus manías.

Acabo de escribir hace un rato una poesía, mañana la publicaré, pero la verdad es que no es lo que más me gusta, pero me sale fácil lo que quiero decir, y acabo enseguida. La verdad es que me estoy volviendo muy vaga en esto de la escritura.

Creo que la culpa la tiene el tiempo, esta vez no tiene nada que ver las estaciones del año,  ni el calor o el frío, me refiero al tiempo personal, el que solo me pertenece a mí. Cada día me es más difícil dejarlo de compartir. Puede parecer egoista, pero el tiempo pasa tan rápido que presiento que nunca alcanzaré por falta de él lo que me separa del horizonte.

Solo parte de la noche me pertenece,  ya que la otra parte la comparto con una respiración muy pegada a mí. Primero pensé que era la mía, pero descubrí que no es de nadie vivo de mi casa.

No consigo dormir hasta que esa respiración tan cercana desaparece de repente, entonces un dulce sueño se apodera de mí, así cada noche desde hace casi tres años.  Eso me reconforta y me hacer despertar como si volviera de un viaje, donde el paisaje está en armonía con mi propia vida, lejos de problemas terrenales.

Lo mejor de todo es que siento una gran paz cuando me despierto. Mi abuela siempre me decía que solo he de tener miedo  a los vivos

Tengo una fobia

mayo 11, 2017

Tengo una fobia sin igual al sonido de mi teléfono fijo, la cosa es muy simple, y seguro que le pasa a muchas personas, no paran de llamar y molestar a la vez.

Antes cuando era más ingenua atendía todas las llamadas, y les decía muy amablemente que no me interesaba lo que me ofrecían. Siempre eran seguros de vida, de decesos etc. Y no digamos las compañías de telefonía, que tienen la misión de hacer que cambiemos de compañía como aquel que cambia de zapatos. Pero como se hacen los despistados y vuelven a llamar cada dos por tres, a veces con diferentes números, que luego investigo en esas páginas de internet que ellos deben detestar, he obtado por la desconexión emocional total.

Ahora ya ni siquiera me molesto en atender el fijo, lo único que hago es ver los números por si es la familia, aunque todos los tengo en el móvil. El contestador automático me hace un gran servicio, a la cuarta llamada se acabaron los ruidos, si no lo tuviera serían por lo menos quince timbrazos, y eso cuatro o cinco veces al día descoloca a la más centrada.

Otro día hablaré de otros temidos personajes que van por las casas intentando engañar a las personas de una cierta edad. Ya esta bien de acosar a la gente normalita, porque no van a  los grandes a darles la charla, poque lo tienen imposible, antes de llegar a ellos tienen un ejército de sirvientes, y encima dicen que el dinero no da la felicidad, pero un poco de tranquilidad si que da.

Me he vuelto muy desconfiada, las veces que he bajado la guardia me la han pegado, el mundo se ha convertido en una selva dónde el más débil siempre será la victima.

Vivir y morir

mayo 8, 2017

¿Vivir o morir, en que quedamos? Todo esto viene al caso por  las noticias que corren por todas partes, televisión, radio y otros foros. Casi siempre saltan cuando pasan cosas mucho peores, así distraen al personal, son muy listillos, pero no tanto como nosotros, ya que los años nos dan ventaja, y esta es ya una vieja canción.

Resulta que nos dicen que hemos de hacernos multiples pruevas medicas para saber si algún día podemos tener un amplio abanico de enfermedades y así poder solucionarlas para vivir más años, pero a la vez nos castigan no subiendonos la pensión, porque dicen que vivimos demasiado y somos culpables de que las arcas esten vacias. Ellos lo dicen más sutilmente pero para el caso es lo mismo.

Tengo muy claro que de algo hay que morir, para que vamos a estar toda la vida padeciendo por algo que si ha de pasar pasará más tarde o más temprano. Porque por muchos controles que te hagas, como el bichito sea malo, no hay remedio ni aquí ni en Pekín.

Tengo una vecina muy querida por mí, ella es la que me cuenta todo esto y me dice que lo escriba y publique, pues ella solo lee noticias comarcales y recetas de cocina, y le da un poco de morbo que esto lo lea alguien de otro país, aunque ella se conforma con otra ciudad cercana, no es de mucho viajar y el mapa mundi se le hace una montaña inexplorable a sus noventa y siete años.

La única medicina que ha tomado mi vecina en su vida, ha sido: Levantarse siempre muy temprano, trabajar mucho, parir hijos, comer lo que podía, ahora puede comer de todo pero no tiene hambre.

La vida es así vivir y morir, no hay nada más para ella, y tampoco para mí.

Jaja

mayo 6, 2017

Hay personas que cuando ríen lo hacen de diferentes maneras, sobretodo cuando lo escriben.

Unos escriben jaja, otros jeje, los menos jiji, Papa Noel jojo y no conozco a nadie con juju.

Acabo de escribir una tontería, pero es que en la tele no dan nada de mi gusto, y lo que me gusta está super repetido. Pan y circo en su justa medida, que no somos tan ingenuos.

He comprobado que escribir un rato me sirve de relajante mental, y eso me ayuda a dormir.

Al fin y al cabo no pienso ganar ningún premio literario, huyo de reconocimientos de ninguna clase.

Ya tengo todo el pescado vendido, es la ventaja de haber recorrido camino, aunque siempre puede llegar pescado fresco.

Sigo escribiendo estupideces, pero últimamente procuro hacer lo que siento en cada momento.

Vivir es muy bonito, pero muy cansado y perturbador a la vez, una de cal y otra de arena, que sabios son estos de los refranes, y seguro que muchos no fueron a la Universidad. Que me perdonen los universitarios, pero la teoría es una cosa y la práctica otra, y por desgracia a veces la teoría no da para comer.

Llega la hora de despedirme, tampoco ha sido tan largo jaja.

Tonos

mayo 5, 2017

He de reconocer que esta noche no estaba inspirada para escribir nada. Pero gracias a una compañera de letras que ha escrito sobre el color rosa, me han entrado ganas de ponerme delante del teclado, veremos que me sale, dejaré como siempre que sea ella la que escriba por mí.

El color blanco me gusta para los entierros, el negro para salir de fiesta. He puesto punto y seguido, pues la cosa va de colores. El gris para días de reflexión, el azul para pasear en barco, el amarillo para ir al teatro, estoy pensando, un poco de paciencia jaja.

El rojo mezclado con el verde para ir al campo, quién sabe lo que puede pasar, algún animalillo me puedo encontrar, pero que no sean avispas, ya tuve esa experiencia y no se me olvida.

Ahora voy con el marrón, ni fu ni fa, prefiero el lila, me recuerda mi niñez, cuando el mundo me parecía un bello jardín, donde todos nos conocíamos y sabíamos de nuestros puntos débiles.

La vida está llena de colores, nosotros los ajustamos a nuestra conveniencia, pero son ellos los que se apoderan de nosotros.

Iba a titular el relato Colores, pero no me deja el ordenador, o sea que tonos es el remedio.