Archive for 27 febrero 2019

Emoción

febrero 27, 2019

Anuncios

Repasando mis escritos

febrero 27, 2019

Estaba repasando mis escritos

empecé con cuentos de terror

mezclados con pura fantasía

y una buena dosis de ironía

 

Luego sin saber el porqué

me dio por escribir poesía

era una manera de seguir

rimar y rimar sin parar

 

Para mí es más fácil y rápido

aunque sé bien que poesía no es

pero la inspiración es la que manda

estas palabras las escribe ella

y como veréis prescinde de rimar.

Un paraíso llamado libertad

febrero 25, 2019

Siempre me he sentido fascinada

cuando empieza el ocaso de la noche

es cuando mi vida tiene más sentido

y cuando mis palabras son todo derroche

 

En esos momentos impera el silencio

solo me acompaña mi amiga soledad

ella se apodera de mis pensamientos

y desliza sutilmente mis palabras

a ese paraíso llamado libertad.

Stormy weather

febrero 24, 2019

Se avecina tormenta.

Al fin

febrero 23, 2019

Mambo italiano

febrero 21, 2019

Tu vuo fa l’americano

febrero 21, 2019

La vida es un pañuelo

febrero 20, 2019

Era un día de pura canícula en un rincón de España, apenas empezaba a despuntar el sol cuando decidió que tenía que cambiar algunas cosas de su vida. Se había convertido en una mujer calculadora y demasiado estricta, la mayor parte de su familia eran militares y ella había crecido en un ambiente de disciplina, aunque ella siempre supo saltarse las normas y hacer lo que le venía en gana, pero con astucia, la misma que aprendió de los demás cuando apenas era una niña.

Su marido la controlaba demasiado, incluso llegó a cambiar la clave de su correo por temor a que los leyera. Hacia varios meses que se escribía muy apasionadamente con un hombre del sur y era consciente de lo que podría pasar si su marido estuviera al tanto de su flirteo, las consecuencias serían tremendas para ella, pero a ella le gustaban las emociones y se dejaba llevar por esos momentos de evasión que las letras de su amado virtual le hacia vivir, pero también sabía que todo era una fantasía junto con las dosis de mentira que suelen acompañar por las dos partes, era un juego peligroso y excitante a la vez.

Ella se movía muy bien en la red, estaba en varios foros y redes sociales y era muy curiosa. Un día hizo amistad con Patricia, una mujer de su edad y con muchas cosas en común. Se pasaban fotos, documentos, en fin eran muy amigas, tanto que decidieron que algún día podrían verse, las dos disponían de medios para hacerlo.

Patricia era doctora y varias veces al año iba a conferencias por casi todo el mundo, ella llevaba un tema relacionado con la vejez y sus enfermedades, de esa manera cuando viniera a España podrían verse, incluso ella le ofreció su domicilio cuando pasara por Barcelona.

Todo seguía como siempre, pero la rutina también llegó en su vida virtual y decidió que debía de cortar antes de hacerse daño mutuamente, pero lo haría más adelante, pues ahora tenía una invitada, Patricia tenía un congreso en Barcelona y estaban a punto de conocerse.

La fue a buscar al aeropuerto con su marido, después de las presentaciones se fueron enseguida a casa, llegaba de un viaje de 11 horas y era mejor que se refrescara y descansara, la diferencia de temperatura era fatal, pues en su país ahora es puro invierno y eso afecta a cualquiera.

Al otro día una vez descansada fueron a la playa, su marido se quedó en casa preparando la comida, desde que él se jubiló, ella no cocinaba, su marido lo hacia con placer, siempre le gustó y ella encantada de la vida, pero llevaba todo lo demás, cuentas e inversiones, era su trabajo y él la dejaba porqué lo hacia muy bien, hicieron dinero cuando se casaron, ella siempre fue un lince para las inversiones inmobiliarias, ahora vivían de rentas.

Volvieron a casa después de un baño relajante y se pusieron a comer un arroz con cigalas, que estaba para chuparse los dedos. Patricia estaba encantada y ellos más, era una mujer con clase, su marido tenía mucha suerte, por cierto todavía no había visto ninguna foto de él y ya era hora de conocerlo. Después de comer, tomaron el café en la sala y empezaron a enseñarse fotos, las dos tenían hijos, incluso todavía padres. Patricia cogió una foto y dijo: Mirar este es mi marido, no quería creer lo que estaba viendo, no podía ser, era imposible, disimuló todo lo que pudo y solo se le ocurrió decir que era muy elegante.

Empezó a recoger las tazas de café y fue rápidamente a la cocina a beber agua, era el mismo hombre con el cual ella intercambiaba correos y poemas, intentó tranquilizarse y volvió a la sala. Entonces le preguntó por su matrimonio y Patricia le dijo que todo iba bien, que sabía que su marido tenía sus escarceos amorosos en la red, pero prefería eso a que le fuera infiel en persona, pensó que no era tan horrible y encima ayudaba a mantener unidos a muchos matrimonios, cuando se llevan tantos años juntos y se ha compartido tanto, unas aventuras virtuales se podían perdonar decía ella. Su argumento le impactó de momento, pero enseguida comprendió que era una mujer que había vivido mucho y que no deseaba cambiar su vida.

Pasaron los días y Patricia regresó a su hogar, les dijo que nunca se olvidaría de ellos y que esperaba que fueran  alguna vez a su casa, que su marido se alegraría mucho de conocerlos cosa que ella dudó, será verdad como dicen que la vida es un pañuelo.

Casada con el Blues

febrero 19, 2019

Estamos todos solos

febrero 16, 2019