Tiempo pasado

Hoy miré fotos de mi pasado

me costó reconocerme

ya desdibujo  mi fisonomía

ese tiempo ya no me pertenece.

Anuncios

6 comentarios to “Tiempo pasado”

  1. Pepe Says:

    Renovarse o morir. Prefiero lo primero.

  2. embajadadecachivaches Says:

    “Ese tiempo ya no me pertenece” dices
    Y he de coincidir contigo.
    Sin embargo, he empezado a creer que mientras estamos vivos andamos por esta vida recuperando tiempos, propios y ajenos.
    Cuando comprè mi actual vivienda, instalado descubrì que era enorme, era, sin dudas màs del doble en metros cuadrados de mi viejo aparatmento, que era nuevo, en realidad en años construidos.
    Donde vivo hoy, es una construcciòn de los años 50s, de ambientes amplios, tanto que para llegar al baño debo estar atento a los signos corporales o no llego en tiempo y forma.
    Broma aparte, casi ningùn mueble que poseìa, daba ni con el estilo, ni con el tamaño, asi que desde casualidades, una amiga que tenìa como amiga a vieja dama, me heredò sus viejisimos muebles que unas vez restaurados quedaron como fino guante en esta, mi casa. Hoy, aquel entorno de “cachivahes de la felicidad” como decìa “Gabo” son mis cachivaches, habitan conmigo un nuevo tiempo, y quizàs un dìa habiten otros tiempos, con otras almas.
    En esto de darle un estilo “retro” conjugando viejas lìneas con nuevos diseños y tercnologìas, comprè hace unos dìas un viejo, muy viejo mueble que supo ser, radio, tocadiscos, alacena para vinilos, el cual restaurè y le adaptè una bandeja de última generaciòn y una par de potentes parlantes de audio. Por fuera es el mismo viejo mueble, por dentro, el corpus siglo XXI.
    Toda esta chachara para contarte que junto al mueble me enviaron, màs bien no supieron que hacer con ellos, una veintena de discos de vinilo.
    Uno de ellos, en especial, llamò mi atenciòn.
    Reconocì el nombre, pero no recuerdo haber oìdo hasta hoy su voz.
    Buscando en internet, me entero que el disco està editado por Columbia records originalmente entre 1958 – 1960 y que la edciòn que tengo es un permiso de fabricaciòn para Sondor Uruguay, sin dato de fecha, seguramente mediados de los años 60s.
    El disco en cuestiòn, perteneciò a una señora, ya fallecida, de ella era el mueble y la obra en custiòn se trata de “Vicente Escudero, Flamaneco”
    Alli hay plasmadas un manojo de canciones de las cuales no las tenìa en su mayorìa.
    Dos cosas me llamaròn la atenciòn,
    A saber, la contratapa de disco, donde el mismo Escudero escribge y firma un alegato sobre el flamenco y sus raices històricas, poniendo los origenes primitivos de “cante jondo” en la mismìsima India e incluso dejando de lado, segùn sus palabras, otras teorìas, de colegas artistas musicales de por entonces.
    La otra curiosidad es que Escudero ponè su nacimiento en Valladolid, pero la vida le puso su partida de entre los vivos en Barcelona.
    Y vuelvo al principio, somos recicladores de tiempos, e historias, de vidas y recuerdos, construyendo, desde las distancias hasta las cercanìas, un presente que se se lleva a las patadas con el presente calendario.
    Un presente continuo que se niega a irse.
    Y que nos conecta, yo contigo, vos con tu coterraneo, tu conterraneo, con la vieja dama que me heredò, sin saberlo, sus viejos muebles, que le dan marco a mis dìas, tan viejos, tan en presente como el mueble de esa otra vieja dama de la cual hoy tengo su “maquina de escuchar vinilos”, al menos un vinilo de un cantador que muriò siendo tu “vecino de morada”

  3. Una virgo lunática Says:

    Reflexionando tus palabras, se podría pensar que estoy aquí en este preciso momento comentando, porque alguien maneja los hilos de nuestros pensamientos. O sea, que el destino y la casualidad es un invento más.

    Hasta quién sabe, que supongo será muy pronto, ya sabes de mis poderes…

  4. embajadadecachivaches Says:

    Es interesante tu acotaciòn sobre destino y casaulidad. Es màs, señora bruja ( y creeme que te creo) es algo sobre lo que he venido pensando en tiempos de adultez.
    Yo hay creo que la casualidad, como acciòn fortuita, no exsite como tal. Creo que somos parte de un esquema, un laberinto, por supuesto mucho màs amplio y profundo a la nociòn esquemàtica que tenemos de cualquier diagrama, en el cual las piezas de la vida estan al alcance de los dìas vividos, con la salvedad que està en cada uno y ese cada uno movido desde la intangibilidad de nuestro ser interior, alma, por ponerle un nombre, que me hace reconocerte y te reconoce como igual y dierente y que actua y te actua para mi y para vos desde nustras corporizaciones individuales.
    Siempre me llamò la atenciòn la nociòn del yo. Ese yo que me hace ùnico y me hace saber que soy ùnico, y me hace saber que hay otros ùnicos que se saben ùnicos. Y que si el alma es una adquisiciòn superior otorgada a cada ser humano, pues el sistema de entregas es perfecto, siempre somos humanos los receptores, cuando sabemos que si la casualidad, aceptada como un hecho fortuito, harìa que un dia el alma fuera otorgada al perro del vecino y el perro ya no serìa un perro.
    Si hasta el delivery que alguna noche me acerca un pedido se equivoca de direcciòn y me llama por cel, para decirme que no encuentra mi morada.
    Creo màs en las causalidades que como dice el diccionario es: “Combinación imprevista de circunstancias imposible de prever o evitar”
    O sea el escalòn de mas arriba en el adn de la casualidad.
    Preguntame mañana, y quizàs hasta tenga una visiòn encontrada, a contrapelo sobre todo.
    Creo en vos.

  5. Jvegag Says:

    nosotros los de entonces ya no somos los mismos, dijo el poeta Neruda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: