Espías en mi hogar

20170213_104521

 

Acabo de conectarme al ordenador, es obvio sino no estaría escribiendo en este momento, y tengo la sensación que me están espiando, pero no solo me pasa con el ordenador.

El otro día estaba con mi tablet y de repente se quedó bloqueada, a la vez que en el centro de la tablet había un punto que parpadeaba, como si me estuviera observando, yo por si acaso le salude guiñándole un ojo, no quiero que me tomen por una mal educada, ante todo los buenos modos que no falten. Lo que no me gusta es que no me pidan permiso para entrar en mi casa, pero creo que es el precio que hemos de pagar por este viaje. Todos los viajes tienen su tarifa y este no va a ser menos.

Con mi teléfono fijo me pasa algo parecido. No paran de llamar y cuando lo cojo, que es casi nunca, tampoco me responden, creo que es una máquina que quiere saber a que horas estamos en casa, eso me huele muy mal.

Con el teléfono móvil tres cuartos de lo mismo. He oído por ahí, que nos pueden ver y hacer fotos sin que nos demos cuenta, a partir de ahora ya no me lo llevo al baño.

Con la televisión pensé que estaba a salvo, nada más lejos de mis inocentes pensamientos. Resulta que nos pueden ver y oír a la vez para saber de nosotros hasta lo más intimo. A partir de ahora mudos y bien tapados a la hora de la película, y de religión y política ni una palabra, ya no quiero más sermones ni mitines, no sea que me llamen para afiliarme a alguna organización de las suyas.

Esta vida ya no es lo que era, añoro las mañanas en el mercado, las tardes de merendola y las noches de tertulia en buena compañía, bajo una noche estrellada e iluminada por la luna llena y sin necesidad de estar conectada. Pero eso tiene remedio, solo hay que repartir el tiempo, ya que sin estos aparatos quedaríamos demasiado invisibles, y tampoco es eso. Una de cal y otra de arena es la combinación perfecta para mí.

Anuncios

Etiquetas: ,

3 comentarios to “Espías en mi hogar”

  1. Pepe Says:

    Desde que me enteré de que la CIA, el FBI o quien sea puede vernos a través de nuestros móviles siento lástima por ellos. Su vida debe ser muy triste como para espiarme.

    Para antisociales como yo estos aparatos vienen muy bien; con unos simples toques puedo pedir que me lleven la comida a casa, y como me han estado mirando durante años ya deberían saber que es mejor venir armados. Por si acaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: