El sicario

DIGITAL CAMERA

DIGITAL CAMERA

 

Eran las 7 de mañana acababa de sonar el despertador, se levantó sin rastro de pereza, sabía que ese día tenía un trabajo por hacer y quería estar relajado y preparado como siempre. Se preparó el desayuno, siempre lo mismo, zumo de naranja, dos huevos fritos acompañados de beicon y su café bien fuerte, no fumaba, llevaba una vida muy metódica y se cuidaba al máximo, no podía tener errores, no se lo permitirían, su error se pagaría con su muerte.

Vivía en una zona de apartamentos muy concurrida, el ir y venir de gentes le hacía invisible para los demás, eran apartamentos de alquiler y no había amistades, cada uno iba a lo suyo, de todas maneras cada cierto tiempo cambiaba de lugar, en un año podía estar en 3 o 4 sitios diferentes, no tenía familia, nunca quiso comprometer su vida ni poner en peligro a su entorno.

Se dirigió al aeropuerto para coger el vuelo que le llevaría a su destino. Eran dos horas de vuelo, esa mima noche regresaría a su apartamento y luego se tomaría unas vacaciones, llevaba muchos años haciendo su trabajo y ya estaba cansado de matar gente, tenía pensado retirarse y comenzar una nueva vida, todavía estaba a tiempo, tenía 40 años y estaba en un buen momento económico y de salud para poder hacerlo.

El transcurso del vuelo fue perfecto y sin incidentes. Llegó al hotel de 5 estrellas, como siempre se instaló con una identidad falsa, tenía muchas, sus conexiones se las proporcionaban, trabajaba para los poderosos al más alto nivel.

Nada más instalarse en su habitación sonó su móvil, era su contacto dándole instrucciones para cometer su asesinato. La persona elegida era un político, que estaba subiendo demasiado y no interesaba por sus ideas demasiado progresistas y cercanas al pueblo.

Ya tenía toda la información, ahora solo le quedaba ejecutar. Tenía horarios y todo lo necesario para realizar su trabajo, no dejaba de ser un trabajo más, sobre sus espaldas habían empresarios, políticos, casi siempre gente de alto nivel, el era uno de los mejores sicarios del momento.

El político tenía que dar una conferencia en un organismo oficial, el tenía que ejecutarlo antes de que fuera a dar su discurso. Estaba alojado en el mismo hotel en la planta de abajo, ya tenía su numero de habitación, solo quedaban los detalles. El político llevaba de acompañamiento un grupo de 5 personas, 2 secretarias,1 relaciones públicas y dos consejeros que hacían las tareas más cotidianas, no llevaba protección, pues no estaba en el punto de mira, eso se pensaban, pero las cosas casi siempre son distintas.

El sicario nunca sabía quién mandaba ejecutarlo, pero siempre es lo mismo, las personas más cercanas son los que decidían las vidas de sus victimas, o bien por celos profesionales, amorosos o simplemente porqué les estorban para sus planes.

Llegó la hora y preparó su pistola, siempre la lleva desmontada y camuflada, ni siquiera una vez que le registraron la maleta pudieron dar con ella, por eso le pagaban más que a nadie, era el mejor en lo suyo con diferencia.

Cuando tuvo todos los movimientos controlados y el político se estaba duchando y no había nadie más en su habitación entró sin dificultad, no había cerradura que se le resistiera y menos la de los hoteles. Entró y escuchó la radio de fondo, pensó que era mucho mejor aunque la pistola llevaba silenciador, nunca se sabe como puede salir la cosa, aunque en toda su vida jamás había fallado. La puerta del baño estaba entre abierta, sigilosamente miró y vio que estaba de espalda, entonces sin pensarlo ni un segundo disparó en la cabeza, en el momento que se iba a dar la vuelta cayó fulminado, medio cuerpo quedó fuera de la ducha mirando hacia él, en esos momentos pareció reconocerlo, se acercó y se dio cuenta que era un amigo de la infancia, que hacia años no sabía nada de él, de joven iba para abogado pero perdieron contacto, puesto que el sicario por su vida no quería establecer amistades.

Quedó un momento aturdido, miro su documentación para asegurarse si era él, llevaba una foto en la cartera con una mujer y dos niños, y supuso que era su familia. Pero sabía que algún día esto le podía pasar. Salió de la habitación tal como entró sin que nadie lo viera y se dirigió a la suya, tenía que marcharse enseguida, ya había pedido la cuenta y solo tenía que pagar y largarse de allí. Así lo hizo, en vez de coger un taxi fue en metro, para no dejar pistas por si acaso, pero sabía que nunca lo encontrarían.

Con el tiempo dejó su trabajo, pero siempre había alguien que quería sus servicios, esta vez trabajaría por su cuenta. Estaba muy bien infiltrado y pudo descubrir quien mandó matar a su amigo de la infancia. No se llevó ninguna sorpresa, su instinto le decía que tenía que estar en su entorno, y así fue. Era su propio suegro, el que al ver que no podía controlarlo decidió eliminarlo.

Ahora el suegro de su amigo era su próxima victima, sería la primera vez que nadie le diría a quien tenía que matar. Volvió a sonar el despertador, eran las 7 en punto como siempre cuando tenía que ejecutar a alguien, esta vez lo haría gratis, pero su satisfacción sería enorme. Las amistades de la infancia unen mucho, pero siempre le quedaría la duda de que si hubiera sabido que era su amigo, le hubiera perdonado la vida o no, su pregunta nunca tendrá respuesta.

Anuncios

Etiquetas:

7 comentarios to “El sicario”

  1. Ana Fernández Diaz Says:

    Madre!! Pelos como escarpias!!!

  2. carlosdelfante Says:

    Yo pienso que si este individuo siguió consumiendo dos huevos fritos acompañados de beicon todos los días junto con café fuerte, tampoco llegaremos a tener respuesta si por acaso se le ocurría contarlo de viejo… Me encantó tu trama!!

    • Una virgo lunática Says:

      Carlos, no todo van a ser poemas, me gusta también ser un poco perversa de vez en cuando, aunque sólo sea en mis letras.

      Bon dia.

  3. embajadadecachivaches Says:

    Contar historias es un arte en si mismo.
    Vos tenes el don y la posibilidad concretada de mostrar tu arte.
    Y esta historia bien pudo tener la firma de Rod Serling y ser un capìtulo de la “Galerìa nocturna”
    Asi de bueno.

    • Una virgo lunática Says:

      Me has alegrado mi mañana, ya me gustaría que algún productor de cine me encargara algún guión de los míos jaja. Tengo uno que se titula Bárbaro y es tan bárbaro como su protagonista principal.

      En mi pequeño paraíso seguimos a 18º, el invierno se resiste a visitarnos este año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: