Archive for 30 noviembre 2015

La granja

noviembre 30, 2015

20150329_112908

 

Llevaba una vida  monótona y miserable, sus padres habían muerto hacía años, él a sus cuarenta años se cuidaba de su granja de cerdos, a pesar que sus padres le habían dejado una herencia considerable, vivía muy sencillamente, le decían que dejara la granja y se fuera a viajar a conocer mundo, nunca había salido del pueblo, pero él decía que así era feliz.

Había tenido novia durante cinco años y cuando se iban a casar ella desapareció con otro, esto le había sumido en una depresión que todavía arrastraba, su vida era su granja y bajar cada día al pueblo a tomar unos vinos, su casa del pueblo estaba separada unos 10 kilómetros y siempre bajaba con una motocicleta.

Cada año hacen un concurso de el mejor recogedor de espárragos y el premio es una semana de vacaciones en un balneario de la zona, por ese motivo  se llena de gente de todos los alrededores.

Pasó el concurso y el pueblo volvió a la monotonía, se me olvidaba decir que el se llama Jacinto y yo soy su mejor amigo, mi nombre no tiene importancia, pero él dice que soy su ángel protector y quizás tenga razón.

Un día Jacinto no bajó a tomar sus vinos como era costumbre, pensé que estaría muy cansado, la granja la llevaba él solo, nunca quiso contratar a nadie, era muy celoso de su intimidad, al día siguiente tampoco bajó, me extraño mucho y decidí ir a ver que pasaba.

Cuando llegué lo encontré tumbado en la cama, lleno de moratones, tenía la cara hinchada y una ceja abierta, le pregunté que le había pasado, me contestó que entraron dos hombres en su casa, que le querían robar, empezaron a pegarle y él se defendió con una escopeta de caza que siempre tenía a mano por si acaso, después de los últimos robos  la gente se protegía más, los había matado, los tenía en el almacén, hoy mismo se iba a deshacer de ellos, le dije que no se preocupara que yo le ayudaría  en todo, se lo debía él me salvó la vida en otra ocasión, y siempre le dije que me tendría para todo lo que necesitara, y ahora había llegado el momento de saldar mi deuda.

Fuimos al almacén recogimos los cuerpos y en vez de enterrarlos los descuarticemos y se los dimos de comer a los cerdos, no era la primera vez que lo hacíamos, años atrás cuando me salvó la vida hicimos lo mismo, él me ayudo a matar y descuartizar  a un prestamista que quería embargar mis tierras, ahora estábamos en paz.

Sentados junto la chimenea, Jacinto en un momento de debilidad, me contó, que cuando se enteró que su novia y uno del pueblo se habían ido juntos, fue tras ellos los mató y se los dio de comer a los cerdos, así no tendremos secretos me dijo.

Los cerdos son uno de los pocos animales que no dejan ningún rastro de huesos, por lo tanto perfectos para este fín.

Se me olvidó contarles que el pueblo tiene fama por los espárragos y también por su sabrosa y gelatinosa carne de cerdo.

Anuncios

Una noche de virus

noviembre 23, 2015
DIGITAL CAMERA

DIGITAL CAMERA

 

Esta noche hace demasiada calor, solo me voy a conectar a mi computadora un momento para ver los correos, me pongo a ello y nada más entrar me sale un indicador que quieren entrar gusanos o virus que es lo mismo, un tal Malware creo que es un virus que puede alterar mi computadora y a la vez mi vida, pero en vez de cortarles el paso he decidido jugar un rato con ellos.

Primero entra Melissa y me dice que tenía muchas ganas de verme que quería poseerme y hacerme suya, yo le contesto que ni hablar, a mí no me gustan las mujeres,  la elimino con un antivirus que tengo preparado para féminas y sigo con el siguiente. Este dice llamarse LLove You, yo no entiendo ingles y prescindo de él rápidamente. Ahora aparece Kler, le digo lo mismo, que no quiero ser su amiga, me quiere llevar al huerto y no me gustan los gusanos y menos los de su clase, si fuera una serpiente ya sería otra cosa, siento debilidad por ellas.

Que noche llevo, veremos quien quiere entrar ahora. Este se llama Red y viene acompañado por su hermano Red II, no me gusta como se arrastran y menos los tríos, por ahí si que no paso, me los cargo al instante de un teclazo, faltaría más, no saben con quien se la juegan.

Voy a prepararme un café, me está entrando sueño y quiero jugar todavía un rato. Ahora entra Nimda, como no me gusta su nombre, no la dejo arrastrarse y la tecleo al exterminador de gusanos raros. Ahora me quiere convencer un tal Zafiro, de él nada más me gusta su nombre, pues es más feo que Picio, este también a exterminar.

Vuelvo a tomar otro café bien cargado, esta noche ya no dormiré, este juego de exterminar me fascina, veremos quien aparece ahora, muy disimuladamente quiere entrar My Doom, hago ver que no lo veo y con una tecla aviso a mi antivirus, quiero que a este me lo elimine para siempre, no me gusta que me haga guiños, será presuntuoso este virus, cada día está más podrida la red, llena de parásitos, siempre dispuestos a chupar la sangre de una pobre internauta desvalida como yo, que lo único que quiere es navegar tranquilamente por el ciberespacio.

Por último entra un troyano, a este ya lo conozco de otras veces, ha querido seducirme anteriormente sin conseguirlo, como en la mitología griega. Siempre actúa igual, de momento parece dulce e inofensivo, y cuando cree que una está descuidada deja salir a su grupo selecto de virus de su escondite, pero enseguida me lo quito de encima, nunca mejor dicho, de pequeña me caí de un caballo y no me gusta cabalgar de esa manera.

Bueno por esta noche ya he jugado suficiente con los virus informáticos, ahora me voy a dormir, a ver si tengo más suerte y sueño una fantasía como las de siempre, más sensuales y carnales. Pero eso sí, antes me voy a tomar la pastilla antivirus, por si acaso, nunca se sabe en mis fantasías lo que puede pasar.

Un poco de humo

noviembre 22, 2015
DIGITAL CAMERA

DIGITAL CAMERA

 

Esta mañana es una novedad para mí, me han invitado a ver las instalaciones de los bomberos de mi ciudad, le llaman el día de puertas abiertas, una vez al año podemos entrar y fisgonear, estoy deseando ir, me han dicho que el cuerpo de bomberos está muy bien dotado..toda la técnica al día y el personal de lo más cualificado.

Ya he llegado y el recibimiento ha sido mejor de lo que esperaba, nada más entrar han venido dos bomberos con sus uniformes de trabajo, la verdad que a mí siempre me han gustado los uniformes, de todas clases, siempre han tenido morbo para mí, mis amigas no me entienden, pero yo sé lo que siento, incluso un uniforme de mecánico de coches me pone a mil, y contra más grasa tenga más me excita, serán mis hormonas que están desatadas.

Me voy fijando en ellos y la verdad que todos tienen unos cuerpos que no tienen desperdicio. Uno de ellos no me retira su vista y empiezo a ruborizarme, sin saber como he pensado como estará sin tanta ropa, entonces mi imaginación ha empezado a trabajar, lo veo desnudo frente a mí y me imagino que yo soy el fuego y el viene a apagarlo.

Poco a poco se acerca más y más hasta estar pegados, en ese momento su manguera se enreda por mi cuerpo y me deja paralizada a la vez que deseo que me lleve en brazos a un sitio más tranquilo, entonces lo hace y allí dejo que utilice todas sus herramientas y apague el fuego que siento en ese momento.

Es un bombero muy experto, yo solo me he dejado llevar, él solo con su manguera ha podido cumplir con su trabajo, me quedo muy satisfecha y en ese momento vuelvo a la realidad, resulta que me había enredado con una manguera que estaba en el suelo y del golpe había quedado un poco aturdida… recobro el conocimiento del todo y mi fantasía se ha esfumado, igual que la manguera, pero mientras ha durado, he disfrutado como nunca.

Un poco de “humor” hace que los días sean menos grises.

Me gustaría saber pintar

noviembre 15, 2015

20150329_154623

Me gustaría saber pintar
para plasmar mis sentimientos
en un lienzo blanco
libre de recuerdos

De momento sólo me atrevo
a dar tenues pinceladas
arropadas por mi imaginación
en forma de letras enlazadas

Cada letra va buscando su camino
para conseguir el tono adecuado
dicen que no hay nada nuevo bajo el sol
pero yo creo que no todo está pintado.