Atrapados

20150215_113617

Hoy ha sido un día para no repetir, y encima soportando la ola de calor, que no se va ni a la de tres. Añoro los días grises y las gotas de lluvia haciendo carreras por los cristales de la ventana, siempre me han parecido espermatozoides corriendo a ver quién es el primero en fecundar un óvulo.

De buena mañana me han llamado al teléfono fijo, ya que el móvil lo conecto después de desayunar, allá por las nueve más o menos. Era un número larguísimo, y cómo no he querido prenderlo,(he usado este verbo, ya que coger quiere decir otra cosa, y esto lo leen mis amigos del sur, antes lo ponía siempre, hasta que una amiga me avisó), por si acaso he de pagar la mitad, o era una promoción de cualquier cosa, me han dejado un mensaje.

Da la casualidad que han dicho mi nombre en diminutivo, y nadie me llama así, descontando dos personas que si lo hacían y ya no están en este barrio, por lo tanto ellas no son, ojalá hubiera teléfono en el más allá.

La cuestión es que no sé quién es, es de un país sudamericano, parece una abuelita por su hilo de voz, y ya no sé nada más. Ha dejado un mensaje diciendo que volverá a llamar, me veré obligada a contestar, me lo pensaré, ya que estoy bastante harta de recibir llamadas que no van para mí, ya que ayer me llamaron al móvil varias veces y cómo no estaba en mi agenda, tampoco contesté.

Por no decir lo que me pasa en mi tablet, resulta que cada vez que quiero entrar en un blog que tengo de un país sudamericano, (me encanta el sur y los de allí),me bloquean mi tablet diciendo que he ganado un sorteo de no sé qué, ya que no dan muchas explicaciones, sólo les interesa que pulse OK, pues van listos, yo no pulso esa tecla, si no es delante de mi abogado.Pero ya encontré la solución, desconecto totalmente mi tablet y vuelvo a empezar, incluso estoy aprendiendo a esquivarlos, hay un refrán que dice: la necesidad agudiza el ingenio, que verdades dicen los refranes.

Se me olvidaba mis problemas con mi ordenador, se me han metido unos bichejos de nombres muy raros, dicen que son virus, pero yo creo que son como unas garrapatas, quieren chuparte toda tu energía, ya que la sangre no pueden. De ellos me encargaré más tarde, haré servir mis poderes, no saben la que les espera.

Para acabar el día, me pican a la puerta dos hombres muy bien vestidos, eso ya me hace desconfiar, me figuro que vienen de alguna compañía, efectivamente, preguntan por los dueños, y les digo que están de viaje indefinido y que yo soy la mujer que le riega las plantas, y los he enviado a tomar el fresco.

Ahora desconectaré todo y me sentaré a contemplar la luna llena y las estrellas, esta noche quiero más que nunca disfrutar de la naturaleza, sin querer nos han convertido en ratones de laboratorio, y quieren controlar cualquier movimiento, nunca se lo habíamos puesto tan fácil.

Pero mañana volveré a tener todo conectado, gracias a las nuevas tecnologías he podido desahogarme y quizás alguien me lea y se sienta identificado, ya que todos los que navegamos por la red estamos atrapados.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: