Archive for 27 junio 2013

Libérame

junio 27, 2013

Esta tarde estoy perezosa, y en vez de escribir voy a mirar un rato la televisión, para ver que programas hay, y así enterarme de cómo va la cosa mediática, y a la vez el pueblo.

Empiezo por las noticias, y hablan de la prima de riesgo, yo tengo muchas primas pero ninguna vive allí, pero me parece que me va a perjudicar igual. También comentan los problemas que tienen las personas que metieron sus ahorros en las preferentes, y me indigna que  el adjetivo esté fundamentado en la mala fe, por no decir mala leche, vaya se me ha escapado la palabreja, menos mal que a mí la palabra preferente siempre me asustó, no la vi nada clara, ofrecer preferentes a familias sencillas trabajadoras o jubiladas no me pegaba ni con cola, será que siempre he sido muy desconfiada con los señores de traje y corbata.

Como me aburría bastante estos temas, me he pasado a los documentales de animales, y he de decir que he disfrutado mucho, nos parecemos tanto a ellos, pero los superamos en maldad, siempre habrá excepciones como en todo, y son de admirar todas las personas que piensan en los demás y les hacen el camino más llevadero.

Van pasando los minutos y me estoy empezando a deprimir y a verlo todo negro, entonces conecto con un canal del corazón, yo más bien lo llamaría del hígado, por el vocerío, insultos, bailoteos y las merendolas que se pegan, y todo a la vez… pero lo hacen con tanto cariño y tesón que me está enganchando.

De repente se odian, se perdonan, se quieren y se vuelven a odiar, son tan viscerales, que llegas a creértelo, incluso desde tu sillón preferido quisieras trasladarte al plató para poder pelearte con ellos y luego reconciliarte, debe ser muy excitante, me gustaría estar allí, o quizás mejor estaré en mi casa a salvo de ellos.

Me recuerda lo que he leído sobre Roma y su circo, sólo quedaban los más fuertes, pero hay muchas personas que quieren ser las victimas, y las que sobrevivan pueden convertirse en las ganadoras, y eso tiene un precio, casi siempre muy alto.

Acabaré mi cuento, diciendo que muchos criticamos los programas “sin corazón”, pero si he de ser sincera, diré que he pasado un rato muy divertido y he dejado la prima de riego y las preferentes olvidadas por un buen rato.

Mi querido dentista y compañía

junio 13, 2013

Esta noche estoy inspirada, y es gracias a mi dentista, enfermera y recepcionista,  son muy majetes los tres, a la vez que sumamente embaucadores, perdón, se me olvidó mi higienista, ella es la culpable de todo y tampoco se va a quedar libre de mi cuento, faltaría más, aquí van a pagar todos.

La cuestión es que simplemente fui a una higiene bucal, como es mi costumbre, ya que no me dolía nada, y eso me llevó a tres días más de martirio. Jamás olvidaré  el nombre de Endodoncia, o sea matar el nervio, el verbo ya lo dice todo, lo peor de todo es que normalmente soy yo la que mato en mis cuentos, lo aclaro ya que con tanto espionaje en Internet, la palabrita me haga sospechosa de cualquier locura terrenal, lo mío siempre va más allá de mi propia realidad, pero todo está en mi imaginación, aunque si he de ser sincera, en mis cuentos el malo siempre paga, y además con intereses, pero en el fondo soy muy sensible, solo hay que conocerme y saberme llevar.

La cuestión es que hoy no me voy a ocupar de ellos como se merecen, dicen que la venganza se sirve fría y en bandeja de plata, y yo ahora mismo estoy de todo menos fría.

Estos días he tenido pesadillas, se me aparecían como almas angelicales, para engañarme y decirme que en sus manos estaría como en el cielo, y aseguro que el infierno estará mucho mejor sin ellos, no me los quisiera encontrar por allí, con sus batas blancas y el maletín con agujas y maquinaria, como si fueran a esculpir una figura en un trozo de mármol de Carrara,  nunca encontré un sitio más tétrico que ese, y encima con ironía fina, cada dos por tres, el doctor que podría ser mi nieto, me decía, se te ve muy relajada, seguro que estás pensando en algún viaje que hiciste, si supiera lo que estaba pensando, no estaría tan amable.

Como me está entrando modorra y tengo todavía la boca dormida, me voy a descansar, espero que está noche no sueñe con ellos, pues no respondo de mí, y no voy a ser tan cariñosa como ahora, puesto que en mis cuentos de terror puedo hacer con ellos lo que quiera, siempre me ha gustado la taxidermia, y unas figuras en mi salón de lectura quedarían fenomenal, pobrecillos no saben la que les espera.

Se me olvidó decir, que los aprensivos al dentista no lean este cuento, a veces mi memoria es selectiva, que le vamos a hacer, los años no perdonan y yo tampoco.

Vida y Muerte

junio 11, 2013
DIGITAL CAMERA

DIGITAL CAMERA

 

La vida me está matando

a veces lo hace sutilmente

tengo la batalla perdida

pero lucho en mi inconsciente

La vida no me pertenece

solo es un préstamo doliente

pero seguiré viviendo

hasta que me llegue la muerte.