Vapear

No sé como empezar este escrito, me siento un poco ridícula frente a todo lo que está pasando en el mundo, la crisis, Grecia, Berlusconi, las elecciones en España, etc, pero la cuestión es que he decidido dejar de fumar y lo más gracioso es que no soy adicta a la nicotina, pues cuando quiero paso del tabaco, pero fumo porque me relaja, y sólo lo hago en mi casa en un ambiente de suma tranquilidad, en mi sillón preferido y sobretodo los pies en alto descansados en un puf o taburete, a veces me pregunto si seré un poco rara, como no quiero liaros demasiado, voy directamente al grano o al cigarrillo electrónico.

A pesar de sentir placer al fumar, no me gusta la ceniza, ni los olores en las cortinas y sobretodo molestar a mi familia no fumadora.

Encontré información en la red sobre los cigarrillos electrónicos, me pareció un invento estupendo, pero tenía que comprobarlo por mi misma. El jueves fui a la farmacia y al no tener en existencia me lo encargaron, estaba agotado, hasta el viernes no lo tuve en mis manos, pero al llegar a casa no había manera de montarlo, en la caja daban toda clase de detalles menos como sacar el atomizador, me dio miedo romperlo y volví a la farmacia, el cigarro se compone de batería, atomizador y recarga, lo acabo de aprender. El dependiente sabia lo mismo que yo y cometía el mismo error al querer forzar por donde no se debía, hasta que dimos en el clavo, todo es muy fácil cuando se sabe, seguro que a alguien le ha pasado lo mismo, yo me estresé tanto que tuve que hacer una pausa y fumar un cigarro de los de verdad, y eso que no soy adicta.

Ya en casa más tranquila, leí las instrucciones que dicen bien claro que el dispositivo hay que enchufarlo a la red ocho horas seguidas la primera vez, pero ya eran las siete de la tarde y no estaría hasta las tres de la madrugada esperando al dichoso cigarrillo o sea que lo dejé para hoy sábado, todo esto por una no adicción, la verdad es que no me reconozco.

Hoy sábado a las 13,15 lo conecté a la red y esperé hasta las 21,15 y me senté en mi querido sillón reposando los pies y a punto de experimentar una forma de placebo que se llama vapear. El cigarrillo pesa lo suyo y la textura no tiene nada que ver, pero el sabor no está mal y se acabó limpiar ceniceros.

De todas formas, no he tirado mis cigarrillos de siempre, todavía es muy pronto para las comparaciones, aunque sería muy bueno para mi salud vapear en vez de fumar, más adelante os diré como me va, seguro que a más de uno después de leer esto, le apetece probarlo.

Anuncios

8 comentarios to “Vapear”

  1. Lova De La Luna Says:

    ¿No me digas que fumas? Yo no tenia ni idea. Mis padres siempre estan fumando, y ¡¡¡me da una rabia!!! Me dejan to’ el pelo olienodme a tabaco, aunque tomo todo tipo de precauciones. (No me acerco cuando fuman y cuando huelo, aunque sea un poco, abro la ventana y pongo incienso en el pasillo para que me venga el olor del incienso y no el del tabaco) Para que veas. Las adicciones son malísimas. Hay de todo tipo, (hasta puede hacerte adicta al chocolate) pero lo peor es der adicta a la droga, como por ejemplo el tabaco, que sólo te prejudica a ti y a los demás.
    Me ha parecido interesante tu escrito, (Haber si consigo que mis padres lo prueben…) y haber como te va.

    • Una virgo lunática Says:

      Hola, el invento del cigarrillo electrónico va de maravilla, no lo uso casi, pero lo tengo al lado del tabaco normal y eso hace como un repelente y no fumo ni una cosa ni otra, soy así de rara, la suerte es que no tengo adicción.

      Un abrazo.

  2. manel Says:

    Eres un caso! Pues me has motivado e igual me apunto a hacer el gasto. Yo si que fumo adictamente, y no se si no acabaré pegandole fuego al placebo, pero me animas a intentarlo. Gràcias Rosa; uno nunca saber por donde vas a salir, siempre me sorprendes. Un abrazo.

    • Una virgo lunática Says:

      Hola Manel, ya veo que lo tuyo es un poco más difícil, pero seguro que lo consigues, yo desde que vapeo he aprendido a fumar, pues antes sacaba el humo por la nariz sin darme cuenta y ahora ya no lo trago y ha desaparecido una desagradable tos matutina, a veces cuatro cigarros mal fumados hacen más daño que un paquete. Como me gusta la sinceridad te diré que sigo fumando pero sólo dos al día, de los de liar de la marca Pueblo, incluso hay días que ninguno, sobretodo si tengo mucho trabajo, eso si… mi cigarro electrónico lo tengo a la vista, pero casi no lo uso, pero a mí me ha servido para fumar menos. Un abrazo.

  3. Luis Says:

    Rosita:
    Nunca los sucedáneos fueron buenos.
    Menos aun las muñecas inflables…
    Una abrazo.

    • Una virgo lunática Says:

      Yo de muñecas no entiendo, pero no me gustan los sucedáneos, no hay nada mejor que lo natural.

      Otro abrazo y vuelve pronto.

  4. Carmen Says:

    Rosa, es lo único que me falta probar para dejar de fumar. ¿Sigue funcionando tu intento? Lo que no sé, es si se consiguen en Argentina. No conozco a nadie que lo haya mencionado. Pero es una idea interesante. Me pondré en campaña. ¡Persevera! Cariños.

    • Una virgo lunática Says:

      La idea también me pareció interesante a lo primero, pero sigo fumando cigarrillos normales de liar, pero sólo tres o cuatro al día, no tengo adicción, sólo lo hago por placer, puedo estar días sin fumar. Lo que si es cierto es que he aprendido a fumar sin sacar el humo por la nariz, ahora ya no lo trago y eso lo aprendí vapeando, eso sí los tengo al lado de los cigarros normales y eso me recuerda que fumar y salud no son compatibles.

      Un abrazo y muchas gracias por tu presencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: