La magia de una mentira

Era un matrimonio como otros muchos, anclados en su monotonía, en la cual ninguno aparentaba que necesitaban más de lo que ellos mismos se podían dar. Se habían convertido en unos buenos amigos, pero les faltaba esa pizca de locura que conduce a la pasión.

Los días pasaban deprisa, pero las noches se hacían más largas, como si la oscuridad les impidiera ver la realidad.

Ella se aficionó al internet, y pasaba muchas horas conectada, le gustaba escribir historias que sabía que nunca podría vivir, pero eso le alejaba de la realidad, a él le gustaba los juegos de mesa, y cada tarde se iba al club de la urbanización, ella lo acompañó una vez, pero le aburría y prefirió quedarse delante del ordenador.

Entró en varios foros y se hizo amiga de varias personas, se intercambiaban ideas, comentaban temas variados, lo encontraba interesante y sabía que cuando no le apeteciera solo tenía que desconectar, siempre pensó lo fácil que era el mundo virtual, en cambio el mundo real era muy complicado desconectar de la red familiar y todo lo que lleva consigo.

A su marido no le interesaba mucho internet, pero era un experto en el tema, su trabajo tenía mucho que ver, siempre le decía que estaba demasiadas horas conectada y que eso no era bueno, pero ella aprovechaba cuando él estaba fuera y cuando sabía que volvía ya procuraba estar haciendo otra cosa, así él la dejaba tranquila.

Un día alguien le dejó un comentario en un poema suyo y a ella le llamó la atención, le contestó y así empezaron una relación virtual. Cada día que pasaba eran más confidentes, y ella sin querer queriendo se dejo llevar a un mundo de sueños imposibles de realizar, pero era feliz de esa manera., pensó que al no haber contacto carnal no hacía daño a nadie, pero en realidad sabía que se engañaba, con los pensamientos y palabras podemos ser incluso más infieles.

Su marido empezó a comportarse de una manera extraña, la miraba diferente, con deseo, y eso a ella le recordó cuando se conocieron. El siempre fue detrás de ella, estaba perdidamente enamorado, en cambio ella quería vivir, solo tenía 17 años cuando se hicieron novios, él le llevaba 14 años y había vivido lo suyo, pero al final se casaron, ella solo tenía 19 años y al año ya fue madre, ahí empezó una vida de obligaciones para ella, él continuaba con la misma vida, su buen trabajo, sus cenas sociales y quizás sus aventuras, ella siempre desconfíó de él, pero era su único hombre en la vida real y tenían muchas cosas en común.

Ella cada tarde mientras su marido estaba fuera se conectaba y así podía seguir su relación con esa persona que le decía tantas cosas sensuales y a la vez llenas de ternura, en realidad sabía poco de él, llevaba un nick y solo le dijo que era separado, pero eso lo dicen todos, ella no era tonta, en cambio ella siempre dijo que estaba casada, solía decir la verdad y omitir lo que no le pareciera prudente, llevaba tiempo en la red y se había encontrado de todo.

Su marido se había vuelto mucho más cariñoso y sus relaciones sexuales volvieron a ser tan ardientes como al principio, incluso más, ella estaba extrañada, pensó que no estaba bien que ahora que su matrimonio iba de maravilla estuviera en contacto con su amigo virtual, decidió mandarle un extenso correo y decirle que no podía seguir y que le perdonara, que no le queria herir, él le contestó que lo comprendía y que era libre de decidir su vida. Pero ella echaba de menos sus correos pasionales y volvieron a relacionarse, cada vez sus lazos eran más intimos y pasionales.

Pasaron los meses y su matrimonio seguia con normalidad, incluso con esa pizca de locura. Un día ella entró en su despacho, casi nunca lo hacía, él siempre le dijo que no le tocara ningún papel, era su mesa de trabajo y lo tenía desordenado ordenadamente, pero necesitaba un libro y empezó a fisgonear por todos sitios, se dió cuenta que detrás de un montón de libros había escondido un pequeño libro de poemas de varios autores y le echó un vistazo, nunca supo de ese libro, su marido pasaba de los poemas, lo abrió y vio que había muchas hojas dobladas y le llamó la atención, lo que leyó la dejo sin palabras, eran los mismos poemas que le enviaba su amigo virtual, enseguida comprendió que era él, su marido estaba a punto de volver, dejó todo en su sitio y se puso a hacer la cena con toda normalidad.

Esa noche era ella la que lo miraba de una manera especial, él se dió cuenta , incluso le dijo si le pasaba algo, ella le respondió que nada, que todo estaba bien y que le daba las gracias por hacerla tan feliz, se miraron y no hablaron más de ese tema en toda la noche, no hacia falta los dos sabian que ya no había secreto para ellos, pero nunca hablarían de ello, por qué querían que esa pasión durara siempre y si lo hacían se rompería la magia.

Anuncios

5 comentarios to “La magia de una mentira”

  1. El Maestro Says:

    Hola Virgo,

    Espero te encuentres muy bien. Bligoo me avisa de un mensaje personal tuyo, pero lamentablemente no fue posible abrir el link para leerlo.

    Si lo deseas, puedes reemitirlo a interamericano@terra.cl.

    Felicitaciones por tu sitio. Muy bello.

    Te dejo un abrazo.

    Atte.

    El Maestro

  2. Manel Says:

    Hola Rosa, me ha impresionado esta historia, te felicito especialmente por ella. Aveces hay que perderse para poder volverse a encontrar. Me encanta la idea de que dos personas que se han querido puedan volver a encender el fuego de su relación, porque eso significa que el amor no muere, sólo se descuida.
    Un abrazo.

    • Una virgo lunática Says:

      Hola Manel, qué bien que te gustó mi historia, creo que puede pasar de verdad. Cecilia que era una cantante de los 70, por desgracia fallecida en un accidente, ya cantó un tema titulado Un ramito de violetas, y venía a decir lo mismo, lo que pasa que entonces no había internet.

      Un abrazo y buen fin de semana.

  3. Loba Says:

    Me ha gustado bastante. Es muy seguro que ya haya pasado, a mi me suena mucho. Felicidades, Virgo lunática por esta historia y por todas las demás. Incluyendo los poemas, ya que cada poema, es una historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: