Acosada en la infancia

Ahora que soy mayor y tengo una hija, puedo recordar mi infancia, mirar atrás y dejar de sentir miedo y odio. Mi niñez no fue todo lo alegre que pudo ser. Yo vivía en una ciudad cualquiera en un edificio de apartamentos, todos nos conocíamos, éramos como una gran familia, pero yo fui muy desgraciada, por culpa de un vecino muy amigo de mi padre. Cuando tenía 8 años empezó a acosarme, el sabia las horas que mi hermano y yo estábamos solos, mi madre también trabajaba, nos tenia totalmente controlados.

Cuando llegaba la noche y me iba a dormir, me agarraba a mi osito de peluche y le hablaba al oído muy bajito para que no me oyera nadie, solo él sabía de mis miedos, pero yo me sentía protegida.

Yo no le dije nunca nada a mi padre, porqué algo dentro de mí me impedía hacerlo, era como si hubiera algo en mi corto pasado que me hizo mucho daño y mis recuerdos estuvieran borrados por el miedo a saber la verdad. Al día de hoy me siguen persiguiendo.

Mi vecino empezó a dejar la puerta de su apartamento abierta, cuando bajaba las escaleras tenia que pasar por delante y el me esperaba allí medio desnudo para que yo lo viera, con el tiempo se quedaba desnudo del todo, yo procuraba pasar corriendo y mirar al otro lado, como no tenía bastante llamaba por teléfono, si se ponía mi hermano había silencio, si me ponía yo se oían los gemidos y diálogos de una película porno, eso lo supe más tarde, con 8 años yo no sabía de esas cosas. Yo estaba horrorizada, no decía nada en casa porqué era el mejor amigo de mi padre y yo no tenia confianza para decirle lo que ocurría, más bien le tenia más respeto que cariño de una hija. Mi vecino incluso cuando sabía que estaba sola,  subía a preguntar por mi padre, yo le decía que no estaba, pero jamás abrí la puerta, no era tan tonta.

Esto duró hasta los 12 años, un día no pude más y le puse una carta en su buzón, diciéndole que si no paraba tomaría medidas drásticas, figúrense no sabía que medidas iba a tomar si solo tenía 12 años, además a mi madre tampoco le dije nada, porque intuía que a ella le hacía lo mismo, y nunca dijo nada, quizás por miedo a que no la creyera mi padre. La carta hizo efecto y no volvió a molestarme más, en realidad era un ser débil y despreciable, vivía con su madre y jamás se le conoció una pareja, además era jugador i bebedor, tenía todos los vicios.

Por fin cuando tuve la mayoría de edad pude salir de allí y apartarme de todo lo que perturbó mi niñez. Empecé a trabajar en un hospital, poco a poco subí de categoría y conseguí llegar a jefa de la planta de unidad de cuidados intensivos. Un día subieron a la planta a un paciente que había sufrido un accidente de coche, que sorpresa me llevé cuando comprobé  que era mi vecino de infancia, aquel ser despreciable que tanto odiaba, estaba allí en mis manos. Mi cabeza empezó a recordar todas las cosas que tuve que aguantar por culpa de ese individuo, incluso dejé de ir a casa de mis padres por miedo a encontrarme con el, pero eso no es todo, me llegué a enterar esa misma semana que hacia lo mismo con otra niña del edificio. Yo era madre de una niña de 4 años y jamás se la deje a mis padres por miedo que no abusara de ella en un descuido, pues la amistad entre ellos seguía como siempre, además había algo más que todavía ignoro que me impedía dejar a mi hija allí.

El individuo despertó de la operación, no tenia complicaciones todo iba bien, pero las cosas podían cambiar. Cuando fui a hacer la visita de rigor y nos vimos las caras, se quedó mudo a la vez que miraba a todos los lados buscando ayuda, pero como yo era la jefa de esa planta podía ir sola cuando me apeteciera. Solamente le dije, que me alegraba mucho de verle, el se quedó impactado sin saber porqué decía eso, yo le contesté, que había esperado el momento de vengarme, pero nunca pensé que fuera tan fácil. El estaba aterrorizado, yo en cambio sentía que mi liberación estaba a punto de llegar, simplemente tenía que darle una dosis más fuerte de lo normal de una sustancia que no dejaba rastro para que todo acabara. Pero antes de eso le recordé todo lo que me hizo sufrir y que él tendría suerte pues lo suyo sería rápido, pero eso sí bastante molesto. Sus ojos me pedían clemencia, su boca no podía decir nada, se la tape con un esparadrapo, quería trabajar a gusto, así fue  le puse la inyección y al cabo de cinco minutos después de unas convulsiones dejo de existir, jamás volvería a hacer a ninguna niña lo que me hizo a mí, yo fui fuerte, pero quien sabe a las demás lo que les hubiera podido pasar. Me fui para mi casa y lo primero que hice es ir a darle un beso a mi pequeña hija y pensar que un indeseable más había dejado de existir. Ella tenía un osito parecido al mío, pero jamás le contaría las cosas que perturbaron mi infancia.

Anuncios

Etiquetas: ,

8 comentarios to “Acosada en la infancia”

  1. Alicia Says:

    Excelente relato que me ha erizado la piel.- Felicitaciones.-

  2. Carmen Says:

    Me puso los pelos de punta. Aunque no sentí ninguna pena por ese indeseable. Buen relato.

    • Una virgo lunática Says:

      Hola Carmen, te digo lo mismo que a Alicia, no me dí cuenta de tu comentario, sé que es casi imposible que lo leas, pero siempre me gusta contestar todos los comentarios de mis lectores.

      Saludos.

  3. Loba Says:

    No se… tengo pena por ese hombre pero tambien odio. No se que decirte… Siento las dos cosas.

    Un saludo.

  4. fatima Says:

    Menudo hijo de puta, torturar así a una niña. Que desgracia que a toda esa gentuza no le salgan pelos en la frente para reconocerlos. A gente así saludamos todos los días, y les estrechamos la mano, que asco…. Esto es un relato o ficción? en cualquiera de los dos casos, buen final.

    • Una virgo lunática Says:

      Hola Fatima, es ficción, pero desgraciadamente la realidad supera a la ficción muchas veces. Gracias por pasar y comentar.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: