Archive for 28 enero 2009

EL TRABAJO PERFECTO

enero 28, 2009

Había llegado el gran día para ella, después de buscar trabajo por un sinfín de despachos, al final la llamaron de un bufete de abogados, estaba como en una nube, había pasado todas las pruebas y sabía que estaba a la altura de ese trabajo, solo le quedaba presentarse al jefe de personal, para tratar los puntos del contrato. El trabajo consistía en ser la mano derecha del jefe del bufete, su sueldo sería acorde con sus funciones, sería mucho más de lo que pensó en un principio, después de mucho luchar había conseguido su meta, estaba muy preparada, pero nunca pasaba la prueba, y no entendía el porqué o no quería entenderlo. Se puso sus mejores ropas y decidida se dirigió a la oficina. Al subir en el ascensor coincidió con una exuberante mujer, iba muy extremada y tenía un cuerpo imponente, pensó que sería la esposa de algún cargo de la empresa. Se saludaron con un hola, no tuvieron tiempo de más, iban a la segunda planta. Allí bajaron las dos, y se dirigían al mismo despacho, pensó que era casualidad, y que no tenía que ver con ella. Les atendió una recepcionista y les indicó que esperaran unos minutos que enseguida las avisarían, allí estaban las dos tan diferentes entre sí, por lo menos en lo físico.

La persona de mi historia era súper inteligente, pero su aspecto era más bien desgarbado, gafas de alta graduación, una chica normal, al lado de la otra, un patito feo
Primero hicieron pasar a la exuberante mujer, y después de media hora, pasó ella. Le atendió el jefe de personal, y después de hacerla sentar, ofrecerle un café, que ella rechazó, le comunicó, que lo sentía mucho pero había cambios, y que no la podrían contratar, que más adelante se pasara otra vez. Ella preguntó si el trabajo se lo habían dado a la otra mujer, el jefe de personal, le dijo que no insistiera, que él no podía hacer nada, que eran ordenes de arriba. En un momento que el salió del despacho por una llamada particular, ella miró sobre la mesa, y allí en una carpeta, estaban los datos de la mujer, que entró antes que ella, los miró, tenia una mente privilegiada, al cabo de un minuto, volvió a entrar, acabaron de hablar y el le dijo, que volviera a llamar la próxima semana, por si la mujer que ocuparía el puesto, no estaba a la altura del trabajo, siempre tendría una posibilidad, el jefe de personal, le comentó, que el odiaba estos enchufes en el trabajo, pero que era amiga de un pez gordo.

Se fue a su casa totalmente derrotada, lloró de rabia, estaba encolerizada, cargada de ira, estaba cansada que por su aspecto no demasiado bonito, la rechazaran de los trabajos, cuando sabía que valía más que todas ellas. En un arrebato, recordó la dirección de la que le iba a usurpar su trabajo, se puso un vaquero y una sudadera con capucha y una peluca que tenía de un disfraz y se dirigió a casa de ella. Su aspecto era tan diferente que no la reconocería nadie.

Al llegar a dicha dirección, esperó que saliera una pareja de novios, iban a lo suyo y ni se percataron que entró, se aseguró por los buzones, la gente que más o menos podía vivir en su apartamento, vio que nada más estaba el nombre de ella, sin pensarlo subió, depende de lo que se encontrara, actuaría de una manera o otra, estaba fuera de sí, era capaz de todo.

Tocó el timbre, y al cabo de unos segundos, abrió la puerta, como iba tan diferente no la reconoció, le dijo que era una vecina nueva y que no veía la televisión en condiciones, quería saber si era problema de ella o de la comunidad. La hizo pasar, no sospechó nada, pues era un bloque de apartamentos de alquiler, y el entrar y salir gente era normal. Una vez dentro, después de comprobar que estaba sola, sacó un cuchillo, y le corto la yugular, fue un instante, cayó al suelo desangrándose, ella sabía donde dar la cuchillada certera, sus padres eran ganaderos y además tenían matadero, y ella ayudó muchas veces .La dejó allí tendida, comprobó que estaba muerta, como llevaba guantes, no dejó ninguna señal, de todas maneras llevaba unos trapos para quitar alguna posible huella, incluso del calzado. Salió de allí sin ningún resquicio de culpabilidad, estaba harta de quedar siempre relegada. Pasaron varios días, hasta que la llamaron del bufete de abogados, diciéndole que se podía incorporar inmediatamente a su trabajo, que a la otra persona, la habían asesinado en su casa.

Así fue, por fin estaba en el trabajo perfecto, que tanto le costó tener, habían pasado diez años, subió de categoría, ahora era jefa de personal, y se acabaron las discriminaciones, ella sería la que escogería las más apropiadas por su preparación, no por su aspecto más o menos exuberante.

El día todavía no había acabado, el jefe le había preparado una fiesta sorpresa por su buen trabajo en la empresa, le regaló un ramo de rosas rojas, ella las olió y suspiró, con la certeza que jamás sabría nadie lo que había hecho.

EL VALLE DE LA CALMA

enero 23, 2009

Hace años me contaron esta historia, que jamás supe, si fue cierta, o una leyenda, yo se la contaré a ustedes.
Era un valle precioso, le llamaban el valle de la calma, estaba rodeado de árboles de todas clases, su clima suave tanto en invierno como en verano, invitaba a pasear por su entorno, la gente del pueblo, no solía ir por allí, comentaban leyendas, rumores, pero cuando algún forastero les preguntaba, se callaban, como si guardaran un secreto.

Había un pequeño lago, rodeado de dos piedras enormes, pero nunca había nadie bañándose, decían que era un sitio sagrado, pero no decían el motivo, o no lo sabían.

En el pueblo, habían dos familias enfrentadas desde hacía varias generaciones, y pasó lo que no debía, el hijo de una de las familias, se enamoró de la hija de la otra familia, causando un alboroto en el pueblo, la mitad eran parientes de los dos, y no querían que por ningún motivo los jóvenes se unieran, se tenían tanto odio, que eran capaces de hacer cualquier cosa.

Los jóvenes, se amaban y lo tenían decidido, se iban a escapar del pueblo, no les importaba nada, empezarían de cero, tenían toda la vida por delante. Así lo hicieron, dicen, que salieron a la madrugada, cuando todos dormían. Antes de irse, los jóvenes decidieron que como no pensaban volver jamás al pueblo, pasarían por el lago, que siempre les estuvo prohibido, y se darían un baño, bajo la luz de la luna, ese día había luna llena. Así lo hicieron, se bañaron, se amaron todo lo que uno puede amar al otro, y se quedaron dormidos, bajo una luna radiante.

Al día siguiente, cuando las familias se enteraron, hicieron todo lo posible por encontrarlos, buscaron en todos los sitios, menos en los alrededores del lago, allí no podían haber estado, desde pequeños, les habían dicho, que era un sitio prohibido, pero nunca les dijeron el porque de tal prohibición.

Cansados de buscar en todas partes, decidieron ir al lago, como último sitio, pero sería en vano, allí era imposible que hubieran ido, siempre respetaron esa norma. Cual sería la sorpresa, que cuando llegaron vieron con sus propios ojos, que los habían perdido para siempre, allí estaban, en vez de dos piedras, había cuatro, eran ellos, otra vez había pasado, la maldición de las familias se había vuelto a repetir.

En el pasado, mataron a una curandera, que decían que era bruja, antes de morir les maldijo, diciéndoles que si alguien de las dos familias, se unían entre sí, y además se bañaban en el lago se convertirían en enormes piedras para la eternidad.

No hubiera sido mejor avisarles, es lo que único que no me encaja en esta historia, pero ya se sabe, que la realidad supera a la ficción.

EL DIFUNTO MARIDO

enero 20, 2009

Estaba durmiendo placidamente, cuando de repente la puerta se abre y entra una ráfaga de aire, pensé, que raro se habrá abierto alguna ventana, era difícil porque siempre ponía el seguro, no lo dudé y me levanté para comprobar. Baje a la planta de abajo y todo estaba cerrado, no le di más importancia y me acosté de nuevo, eran las tres de la madrugada. A la noche siguiente vuelve a pasar lo mismo, se abre la puerta y esta vez el aire es caliente, pensé que soñaba, pero no, estaba despierta, vivo sola desde que mi marido murió hace dos años, todavía no me he repuesto, llevábamos muchos años juntos y lo sigo echando de menos. Estaba sorprendida puesto que esta situación no me daba miedo, no le conté a nadie nada, siempre he sido una persona muy intuitiva y sabía que estaba a salvo de cualquier mal.

Fueron pasando los días con sus noches y pasó algo especial, una de las noches se abrió la puerta y una luz se dirigió a el armario donde tengo la ropa de mi marido, todavía no me había desprendido de ella, no encontraba el momento, cuando se abrió una puerta del armario, se cayó una chaqueta que a mi marido le gustaba mucho, se la regalé por el último cumpleaños, sin pizca de miedo, la recogí del suelo y la abracé todo lo fuerte que pude, todavía llevaba su olor, me la puse y seguí durmiendo con ella.

A partir de ese día ya no se abrió más la puerta, pero tenia la sensación que él estaba allí, le contaba todo lo que me pasaba, fue pasando el tiempo y él seguía a mi lado, yo no le veía, pero no hacia falta, su presencia estaba en todas partes, su olor inconfundible me acompañaba por toda la casa.

Pasaron seis años y una amiga me presentó a su hermano que también había enviudado hacía un año, primero salimos como amigos, pero poco a poco nos dimos cuenta que nos sentíamos atraídos, hasta el punto que decidimos dar el paso de vivir juntos, teníamos todo previsto para la boda, la noche antes se volvió a abrir la puerta, estaba dormida, era él, me despertó con un beso y me dijo que ya no volvería más, que había encontrado un buen hombre, que me haría feliz y me cuidaría toda la vida, y el ya no tenía que velar por mí.

Así fue me casé y soy tan feliz como lo fui con el, no se ha vuelto a abrir la puerta, pero yo sé que está con nosotros. Cuando me casé por segunda vez, di toda la ropa a los necesitados, menos la chaqueta suya que me ponía para dormir, la guardé en una caja en el altillo, pero cada día me la encontraba por cualquier sitio de la casa, tantas veces la guardaba, tantas veces volvía a aparecer, he llegado a la conclusión que quiere que me la ponga, yo he pensado otra cosa, como está muy nueva, la envolveré en un papel de fantasía y se la regalaré a mi marido para su cumpleaños.

Pasaron las semanas y llegó el día de su cumpleaños, le dije, toma este regalo  a ver sí te gusta, lo abrió y me contestó todo extrañado, que casualidad se parece mucho a una chaqueta que intento ponerme todos los días y tienes la manía de guardarla en el altillo, me quedé por unos momentos aturdida, siempre creí que era mi difunto marido el que ponía la chaqueta por todos lados, me reí, le di un beso y en ese momento supe que tenía que olvidar el pasado y vivir el presente. La chaqueta sigue en el altillo, lo mismo que mis recuerdos.

LA FE

enero 12, 2009

Es una palabra de dos letras
dicen que mueve montañas
todos la quisiéramos poseer
pero muchos no la pueden tener

Es más preciada que cualquier joya
más deseada que palacios y castillos
no hay dinero que la pueda comprar
ni nadie que la quiera regalar

Nadie puede verla ni tocarla
puede estar en cualquier rincón
sólo tendrás que ir a buscarla
nada más tienes que desearla

Cuando por fin la encuentres
jamás te dejará abandonado
irá contigo a todos los sitios
en momentos buenos y malos

Será tu amiga y compañera
te seguirá allá dónde vayas
será tu guardián y tu sombra
nunca te dejará en la estacada

Serás la envidia de ricos y pobres
de sabios y de mediocres
que pese tenerla tan cerca
no se percataron de su presencia.

LA CITA

enero 6, 2009
DIGITAL CAMERA

DIGITAL CAMERA

 

Era un día como otro cualquiera, o eso pensaba ella, se arregló y se fue a su trabajo, era dependienta de una gran cadena de ropa de última moda, estaba contenta, le habían subido el sueldo y podía darse algún capricho. Su jornada de trabajo era a turno partido, como no le daba tiempo ir a comer a casa cada día se quedaba en un restaurante cercano, pedía un menú económico y así iba más descansada.

Al acabar el trabajo antes de volver a casa, le gustaba ir a pasear a unos jardines que habían cerca de su casa, en el trabajo estaba todo el día de pie, pero no era lo mismo. Después de media hora de paseo se sentó en un banco para hacer una llamada por el móvil a su amiga, para decirle que al día siguiente tenía fiesta y podrían comer juntas. Cuando estaba acabando la conversación, una chica joven se sentó a su lado, el banco era bastante grande, le dijo hola te estaba buscando, esta noche nos veremos prepárate, y cuando le iba a responder, se levantó y desapareció tan rápido que no pudo alcanzarla, ella pensó que se había equivocado de persona pues no la conocía de nada, o bien que estaría con los efectos de alguna droga, no de dio importancia y se fue a casa, no sin dejar de pensar en lo que le había pasado.

Al llegar vio que estaban arreglando el ascensor, y pensó que era un contratiempo después de trabajar todo el día, ahora tenía que subir diez pisos andando, no le hacia gracia, pero si quería estar en su casa no le quedaba otra solución. Había tenido problemas de asma, y era un importante inconveniente para ella, poco a poco fue subiendo, iba descansando de planta en planta, la última vez que lo hizo de una tirada tuvo que ir al hospital, incluso tenía que llevar siempre un aerosol para cuando estuviera muy necesitada, sabia que en cualquier momento le podría dar un ataque de asma.

Una vez arriba se duchó, se puso cómoda y se preparó un bocadillo, era lo que cenaba siempre, acompañado de una copa de vino y una pieza de fruta. Desde su cocina se oía el motor del ascensor, y se dio cuenta que ya funcionaba. Como no había bajado la basura hacia dos días, pensó que al tiempo de bajar abriría el buzón, pues se había olvidado cuando llegó del trabajo, y estaba esperando una carta importante.

Después de tirar la basura, al entrar al vestíbulo se encontró en el portal con la joven del parque, se quedó toda sorprendida y le dijo que quería, le contestó que tenían una cita, ella le dijo que se equivocaba de persona y que la dejara en paz, la joven le contesto que no podía, que lo sentía mucho pero era su día, que día preguntó ella, ya te dije que te prepararas le contestó, como si temiera algo grave, le cerró la puerta del vestíbulo y se dirigió al ascensor, pero se dio cuenta que no estaba allí, se acordó que lo cogió un vecino, que entró, cuando ella salía. Se puso tan nerviosa, que el corazón se le disparó, le iba tan rápido que no podía respirar, no le quedaba más remedio que subir otra vez andando los diez pisos, si quería ponerse a salvo de esa desconocida.

Subía desesperada, no entendía nada, quien era esa mujer apenas le pudo ver el rostro, solo su mirada fría y penetrante, en ese momento cayó al suelo se estaba asfixiando, y no llevaba su aerosol, no pensó que le hiciera falta, de repente se encontró a su lado a la joven misteriosa que le cogía la mano y se la llevaba con ella, entonces comprendió que había llegado su fin.

Queridos lectores, por mucho que queramos cambiar nuestro día, me parece que será del todo imposible, les recomiendo que si se encuentran a esta Joven no se molesten en alejarse de ella, les encontrará allá donde se hayan refugiado.

UNA SESION DE OUIJA

enero 5, 2009

Eramos cuatro amigas, que teníamos curiosidad por la ouija y estábamos a punto de iniciar una sesión, era la primera vez para todas nosotras. Estábamos sentadas alrededor de una mesa redonda, las cuatro junto a una médium, que sería el enlace con seres del mas allá, todo estaba a punto de empezar, juntemos nuestros dedos y los pusimos encima de un vaso, la médium con voz grave dijo: hay alguien ahí que quiera ponerse en contacto con nosotras, si la hay que de alguna señal, todas estábamos calladas, a mí se me escapó una leve sonrisa, soy incrédula por nacimiento, me creo pocas cosas en esta vida, pasaron unos segundos que parecieron minutos, cuando el vaso empezó a girar lentamente, nos miremos y pensemos que alguna de nosotras lo movía para hacer una gracia.

Pasaron varios minutos hasta que la médium dijo que un familiar de una de nosotras se iba a poner en contacto, un momento después la lámpara de la mesita se cayó al suelo como si alguien le hubiera dado un manotazo, dimos un grito, había bastante luz y ninguna de nosotras hizo nada para que se cayera, en esos instantes nos levantemos de golpe para irnos, pensemos que ya estaba bien de bromas, la médium nos aconsejó que no nos fuéramos, el ser del mas allá se podría enfadar y pagar muy caro nuestra marcha, nos volvimos a sentar y de repente una voz muy grave salía de su boca y nos dijo, que sí alguna de nosotras se llamaba Genoveva, nos quedemos de piedra y dijimos que sí, entonces el ser dijo: ¿tu madre esta muerta verdad? Yo dije que sí que hacía un año había fallecido de un ataque al corazón, el ser contestó que no murió de eso, que la habían envenenado y el que lo había hecho seguía en mí casa y que tuviera mucho cuidado, que también quería matarme, yo di un grito y le dijo que quien era, me contestó que era mi abuelo materno y que también había sido envenenado por la misma persona, y que me diera mucha prisa para poder salvarme.

La médium se quedó sorprendida por los acontecimientos, púes nunca había tenido una sesión tan explicita y aterradora, púes muchos de los seres que se ponen en contacto suelen dar buenas noticias y esto a ella se le escapaba de las manos, que no volviéramos más y que lo olvidáramos todo y no dijéramos nada a nadie.

Salimos de allí confusas, yo llorando, en realidad casi no conocí a mí abuelo y mí padre murió de una peritonitis cuando era muy pequeña, la única que quedaba en mí casa era mí tía, la hermana de mí madre, pero eso era imposible si siempre se había portado muy bien conmigo, y ahora ejercía de madre, púes nunca se casó ni tuvo hijos, era una locura y decidí olvidar todo lo que habíamos vivido esa tarde. Mis amigas hicieron lo mismo, a ellas no les preocupó tanto el asunto, púes no habían sido mencionadas en la sesión y además no creíamos nada, pensábamos que la médium tenía posibilidades como cualquiera de investigar un poco de saber si mí madre había muerto, puesto que la sesión la habíamos concertado la semana anterior, nos despedimos de ella y cada una se fue a su casa, quedemos en que me llamarían cada día para ver como estaba, pero que no me preocupara que todo había sido un juego macabro, eso era lo que creíamos en esos momentos.

Un día que mí tía fue de excursión, entré en su habitación y la registré de arriba abajo, no había nada raro todo estaba como siempre, su estantería llena de libros, la mayoría de plantas y animales, le gustaba todo lo natural, incluso tenía unos cuadros hechos con unas flores secas muy raras formando dibujos de ángeles, hasta las fotos de mi madre y mi abuelo las había adornado con ellas, cerré la habitación y pensé que todo era imaginación mía influenciada por lo que me dijo la médium.

Al día siguiente cuando vino mí tía, vi que estaba con un ramo de flores secas encima de la mesa, le dije que casualidad son iguales que la de los cuadros, me contestó, no es casualidad te estoy preparando uno para ti, no vas a ser menos que ellos, me pareció bien y me fui a dormir. Estando durmiendo noté una presencia al lado de mi cama, me cogió la mano y me dijo: no te asustes soy tu abuelo, no he venido solo, mira al otro lado de la cama, también está tu madre, tenemos que decirte algo, tú tía te quiere envenenar como a nosotros, estamos aquí para avisarte, yo no podía hablar, estaba paralizada pero entendía todo a la perfección.

Al día siguiente cuando se marchó mí tía de paseo, hice todo lo que me dijeron, cogí unas cuantas flores secas, la cantidad exacta para que no notara nada, las trituré bien y se las puse en el café soluble que tomaba cuando se levantaba, era lo primero que hacía, cuando yo me levantaba ella ya había desayunado hacía rato. Ya lo tenía todo listo, en ese momento llegó ella y me dijo que por que no había salido, le contesté que había estado arreglando mi armario y se me hizo tarde.

Después de cenar, me dice que mañana me va a preparar una comida especial, que a mi madre y mi abuelo les gustaba mucho, hice ver que me gustaba la idea y me despedí de ella con un seco hasta mañana.

No pude dormir en toda la noche, al final quedé rendida , cuando sonó el despertador y abrí los ojos, pensé que todo había sido un sueño, me puse la bata y salí al salón y allí estaba sentada en su sillón preferido junto a su taza de café, parecía dormida, pero no, estaba muerta. Recogí todo, me deshice de las flores por el inodoro, las trituré bien y luego tiré desatascador para que no quedara ni rastro, lo mismo hice con el café soluble, una vez estaba todo como siempre, primero llamé a urgencias y luego a mí vecina para decirle que mí tía no reaccionaba, hice el mejor papel de mi vida, siempre me gustó el teatro y el drama lo que más.

Cuando llegaron los médicos, el primer diagnostico era un ataque cardiaco y con los antecedentes familiares era previsible, sí yo estaba de acuerdo no hacía falta hacer la autopsia, lo único que me dijeron los médicos es que cuando pasara todo esto, me hiciera un chequeo para prevenir el día de mañana un posible infarto, les dije que ya pasaría. De esto hace cincuenta años, tengo una salud estupenda y se que no moriré de lo mismo que ellos.

Mí abuelo y mi madre no han vuelto, pero estoy segura que sí estoy en peligro volverán.

ALGO DE TI

enero 2, 2009

Cantante internacional y querido
amante de sus canciones y amigos
maravilloso poeta del amor
infalible guardián de su corazón

Lector tenaz e inteligente
observador de las gentes
bienaventurado y soñador
letrista y compositor

Amigo de la libertad
nada en un mar de deseos
está como una nube
se pasea con el cielo

Conocedor del mundo entero
ordenado en pensamientos
reservado de su vida privada
también de sus sueños y tormentos

Esta virgo te lo escribe para ti
sólo deseo que te guste.

Con afecto de una virgo lunática.