“Querido padre”

Se acercaban las navidades y era costumbre como en muchas casas reunirse la familia, pero esta vez iba a ser diferente, nuestra madre había fallecido un año antes y mi padre quería vivir solo a su aire y es normal, somos dos, mi hermana y yo el varón , tengo 28 años y ella 35, siempre nos hemos llevado muy bien compartíamos juegos de pequeños y al ser ella más grande siempre me ha protegido a la vez que dominado, siempre había que hacer lo que ella quería, nuestra madre era muy blanda con nosotros no así nuestro padre que era como un sargento siempre enfadado, creemos que le había sido infiel en varias ocasiones .

Llegó el día de Navidad y mi hermana y yo decidimos ir en un mismo coche púes soy soltero y ella viuda sin hijos, había sitio de sobra y además viviamos muy cerca el uno del otro, paremos para recoger la comida que nos habían preparado en un restaurante de confianza y nos dirigimos para la casa de nuestro padre. Al llegar vimos una señora muy atractiva junto a nuestro padre en el porche, pensemos que sería alguna vecina que había pasado a felicitarle las fiestas, bajamos del coche y nos saludemos, nuestro padre dijo que era una buena amiga y que estaba pasando allí unos días, nos quedemos sin palabras, como era posible que tuviera una mujer en su casa sin siquiera avisarnos, pasemos al salón y ya estaba todo preparado incluso la comida, otra sorpresa más siempre la habíamos llevado nosotros, eso era lo de menos púes la comida nos serviría para otro día , lo peor era el cambio tan inesperado que nos encontremos.

Pasó la comida sin apenas comentar nada del asunto, como sí esa persona fuera un familiar en realidad no sabíamos por donde empezar, pensemos que ya encontraríamos el momento, acabó la velada y nos despedimos correctamente pero si mostrar ningún entusiasmo. Ya en el coche comentemos lo que había pasado y recemos para que solo fuera una aventura.

Para fin de año nos solemos reunir en casa de mí hermana, antes queríamos hablar con nuestro padre para que nos explicara el tema, nos reunimos con él y nos quedamos perplejos cuando nos dice que se piensa casar con ella la próxima primavera, no hubo manera de hacerle entender que sí quería estar con ella no hacía falta casarse, pero contestó que sí no lo hacía le dejaría y él no tenía edad para perder el tiempo y además estaba muy enamorado, que éramos unos egoístas y nada más queríamos su dinero, aquí habría que matizar le dijimos, el dinero era de nuestra madre que lo heredó de sus padres , en realidad él fue un chico guapo que la supo encandilar por la fortuna, púes era hija única y no la hizo nada feliz, estuvo a punto de dejarlo pero eran otros tiempos y mis abuelos que eran muy católicos no se lo hubieran permitido.

Fuimos al notario para saber como estaba todo, la sorpresa fue enorme todo estaba a nombre de nuestro padre, nuestra madre sería incapaz de dejarnos sin nada, algo raro había en todo esto, preguntemos al notario y nos dijo que en los últimos días de la enfermedad de nuestra madre, fueron y cambiaron los testamentos, nuestro padre la convenció diciéndole que sí no se hacía así, hacienda se quedaría con la mitad de todo y que no se preocupara que cuando el falleciera, todo pasaría a nosotros como era lógico.

Pero ahora todo era diferente, si se casaba las cosas podía ser catastróficas para nosotros, para rematar la faena ella tenía tres hijos de diferentes relaciones, cosa que nos dejó todavía más preocupados. Como yo trabajo en un despacho de abogados, que están relacionados con detectives, me puse a investigar y descubrimos que era una caza fortunas y todos sus maridos habían muerto en extrañas circunstancias, pero no había ninguna prueba que la delatara, nuestro padre no quiso saber nada y dijo que no volviéramos más por allí, nos había echado de una casa que era más nuestra que de él y había metido a una desconocida, luego nos enteremos que sus hijos iban todos los fines de semana, decidimos ir a ver lo que pasaba pero sin entrar en la casa, nos coloquemos detrás de una tapia como unos extraños, había por lo menos veinte personas y estaban celebrando algo, luego supimos por la vecina que se casaban la próxima semana, ni siquiera nos había invitado, volvimos a casa tristes y desesperados, había que hacer algo y rápido, no nos merecíamos esto, habiamos sido mejor hijos que él padre, ahora empezábamos a entender a nuestra madre, que siempre estaba sumida en una tristeza que nosotros no llegamos a comprender nunca.

Nuestro padre tenía una enfermedad crónica relacionada con los riñones y tenía que tomar unas gotas cada día, no teníamos más remedio que hacerlo o ellos o nosotros. Nos fuimos alternando vigilando la casa hasta que nos aseguremos que no había nadie, entremos por la puerta trasera que siempre estaba abierta y nos dirigimos al baño, allí tenía un botiquín con sus gotas, mezclemos otro medicamento liquido que era totalmente contraindicado con las gotas y sería mortal, salimos tal como entremos en silencio y sin ser vistos, habíamos tenido la precaución de coger el coche del trabajo, era un coche muy común y no llevaba publicidad, además lo aparcamos en un sitio que no pasaba nadie, no queríamos que fallara nada. Regresemos cada uno a su casa y esperemos, los dos tenemos trabajos que solemos estar mucho tiempo fuera de la oficina y es muy difícil que nos controlen el tiempo.

Al día siguiente nos avisan que nuestro padre está ingresado en el hospital, que no dan esperanzas de que sobreviva, que les parece que había sido un ataque al corazón , así fue murió a las pocas horas, pero que tendrían que hacerle la autopsia para poder confirmar realmente la causa de la muerte, no pusimos resistencia era exactamente lo que queríamos que hicieran, a todo esto la novia de nuestro padre acompañada de sus hijos no paraba de sollozar, solo hacía unos meses que lo conocía pero la perdida material sería muy importante, ya no tenía nada que hacer, todo volvería a su sitio.

Tal como esperamos la policía nos comunicó que lo habían envenenado, nosotros les dijimos que habíamos investigado sobre la novia de nuestro padre, ya era viuda en tres ocasiones y nos parecía muy raro, la policía estaba al tanto ya había averiguado por su cuenta, nos dijo que la iban a detener en breve así fue, ella lo negó siempre como es lógico, la condenaron a 30 años de prisión íntegros, lo de nuestro padre no lo hizo pero los otros tres quién sabe, para nosotros fue la solución perfecta. .

En estos momentos, estamos haciendo un crucero por el mediterráneo, vamos a esparcir las cenizas de nuestro querido padre, siempre nos dijo que el mar le aterraba, que sobre todo cuando falleciera lo dejáramos en tierra firme, querido padre los deseos a veces no se cumplen.

Anuncios

Etiquetas: , ,

4 comentarios to ““Querido padre””

  1. DEA Says:

    Me ha gustado mucho, gran historia ! un beso david.

    • Una virgo lunática Says:

      Ya han pasado ocho años desde tu comentario, y hoy vuelvo al mismo sitio, se me pasó tu visita, pero nunca es tarde jaja.
      Un abrazo.

  2. Loba Says:

    No la comprendo muy bien. Si no queria que se muriera el padre ¿Para que lo mataron? Solo por el dinero ¿Verdad? Jamás haria eso…

    Un gran abrazazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: